8 de enero de 2021

Filomena

 La normalidad. La nueva normalidad.

Llevamos tiempos convulsos. La pandemia. El Brexit. Ahora un golpe de estado ( por ahora frustrado ) dirigido por el presidente de un país que presume de ser democrático desde su fundación. Pensábamos en poner fin a este año catastrófico, 2020, sin caer en la cuenta que el 2021 puede ser peor. Y en estos días de invierno, del frío propio de la estación, te da por pensar que todo esto no es casual, sino que sus causas se vienen cultivando desde hace tiempo. La pandemia era una crónica anunciada. La producción masificada, totalmente deslocalizada y a menudo al servicio de grandes capitales que sacrifican personas, paisajes y equilibrios naturales, propician que sea habitual poder comer mandarina pelada y envuelta en plástico. El coronavirus convive con nosotros y si bien la ciencia busca una solución - vacunas exprés - debemos mentalizarnos que ya es innato al ser humano. La ciencia ficción lo anuncia ( The walking dead, Soy Leyenda....por citar famosas ).

El Brexit es algo alucinante. Un primer ministro convoca un referéndum para que salga el no. James Cameron, no el director, se marca uno de las metidas de pata más grandes de la historia. Y ahí están. Los nostálgicos del Imperio. Los terraplanistas ingleses rurales propician un divorcio cuyas consecuencias aún están por ver. Y lo de Trump, todavía algunos quieren caricaturizarlo. Este señor no es un zumbado. Aunque se comporte como un niño que no está conforme a pesar de tenerlo todo. Es el exponente de algo muy peligroso. Aquellos que creen que el poder les pertenece, como a los reyes absolutistas de la Edad Moderna, y que se han dado cuenta que la democracia, con todas sus imperfecciones, no les conviene cuando los votos les niegan su posición predominante. Esto que hemos visto es lo que hacían las repúblicas bananeras de América Latina o África en manos de dictadores - y de ahí que fueran condenadas enérgicamente - Ahora es en el país defensor de la democracia ( y que ha justificado de paso invasiones, guerras, derrocamientos... ) . Y aquí no nos quedamos cortos. Grupos que quieren desmontar lo público para favorecer chiringuitos privados. La gestión de grupos privados para enriquecerse con el dinero de todos. Sanidad, educación, gestión de residencias.... Y entre medias polarización. Las redes sociales crean mentiras y se repiten y repiten hasta que calen en la población. Sí, esa que en plena pandemia se junta en Navidad con toda la familia, acude histérica a centros comerciales a la llamada de famosillos que apenas saben leer y que aún sabiendo que estamos bajo la borrasca Filomena suben a la sierra, porque hay que jugar con y en la nieve.

Por todo esto ahora mismo he decidido abrir una botella de vino, preparar un aperitivo y escribir en pocas palabras mi tardía felicitación navideña


36 comentarios:

  1. Me parece genial, e hice algo muy similar.
    Me apunto al aperitivo. Que ya veremos cómo nos llegarán las uvas este año.

    besos

    ResponderEliminar
  2. Soy de las que visto lo visto y no teniendo un arma potente para acabar con TODOS los imbéciles, prefiero una cerveza y una gambitas. Abrazos y una sonrisa

    ResponderEliminar
  3. Muy buen retrato, Noelplebeyo.
    Seamos positivos y pensemos que el 2021 será mejor.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  4. El otro día pensaba yo en todo esto, lo has explicado divinamente. ¿adonde nos llevará tanta estupidez humana? Mientras sigan idolatrando a personajes como estos... ya me dirás tú. Que triste.
    Venga, que volvemos a Marzo...(pasado) y aquí no ha pasado nada...
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  5. El vino de la tierra es propicio para el brindis, Oscar.

    Mil besitos y Feliz Año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en mi caso Ribera y Jumilla

      Cual prefieres ??

      No , no me lo digas

      besos

      Eliminar
  6. Un buen vino de la tierra es lo mejor para brindar por el Año Nuevo, chin chin...he tenido reflexiones parecidas, es inevitable con la que nos está cayendo...
    Mis mejores deseos para ti en el 2021.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Buena decisión. Entiendo perfectamente que hayas optado por ese aperitivo; sobre todo sabiendo el gran banquete que nos espera, visto lo visto, y lo que nos queda por ver.

    Bsoss y, a pesar de los pesares, Muy Feliz Año para ti y los tuyos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  8. ¿Hay quién dé más?, lo mejor es olvidarse de todo, brindar contigo y desearte feliz 2022, porque el 21 ya sabemos de qué va.

    ResponderEliminar
  9. Mi pais querido no presume er demócratico pero con un loco tipo
    Hitler elegido por un pueblo de republicanos cubanos enfermos mentalmente que piensan que todo es Castro...Ya pasara todo ya lo verás............. por lo tanto ya volveremos a ser lo que fuimos y la gente lo odia pero sigue viniendo
    abrazo desde Miami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no son solo cubanos. Hablamos de casi la mitad de la población

      besos

      Eliminar
  10. es una reseña bastante clara, tan exacta que puede aplicarse en este país también, digo para entendederas.

    Abracito:)

    ResponderEliminar
  11. Es complicado contemplar estas cosas con perspectiva porque estamos muy cerca de ellas, vivimos en ellas, pero da la sensación de que todo se descompone de manera inevitable. Las personas cada vez estamos más solas porque los que gobiernan viven en otro lugar que nada tiene que ver con nuestra realidad.

    De todo eso no puede salir nada bueno, la verdad.

    ResponderEliminar
  12. Sabia elección el concluir recurriendo a la anestesia del vino, sin más remedio... Jeje.
    Un abrazo, profesor.

    ResponderEliminar
  13. Si todo, todo el tiempo, es un problema, entonces no es un problema, sino que quieren tapar algo más con esa "urgencia" inventada por los medios de comunicación que necesitan mantener la atención de la gente atrapada durante las 168 horas semanales...

    En fin, es lo que aprendes de vivir en América latina.

    Suerte,

    J.

    ResponderEliminar
  14. Y no se aprende, basta repasar la Historia.
    Dame una copa, Profe, que brindo contigo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. ¿Solo vino?? No tienes algo más fuerte...

    Beso.

    ResponderEliminar
  16. Con vino no, pero con una cerveza voy a brindar contigo, porque ya lo dijo Murphy....
    .... cuando las cosas están mal, aún se pueden poner peor

    y esto es solo un suma y sigue
    besos

    ResponderEliminar
  17. brindo por vos por tu entrada por un mundo mejor y por La Nada
    abrazos

    ResponderEliminar
  18. Coincido plenamente, parece que el covid no vino solo y nadie sabe qué ni cuándo va a surgir de todo este caos.
    Abrazos!

    ResponderEliminar

PODRÁS DECIR LO QUE QUIERAS... SERÁS ATENDIDO DE IGUAL MANERA