14 de junio de 2018

Asteroide



Luna menguante sin cabida alguna
En el espacio; polvo sideral
Imperceptible como tromba de agua
En el estío o cálculo renal
Microscópico de natural alivio.

Pergamino consumido por la historia
Y la retórica del convencionalismo;
Errático mercenario sin bandera
Ni castillo por defender siquiera
Longevas utopías o justas
Reivindicaciones perdidas en el espacio.

Asteroide incapaz de ser cometa
Cuya órbita elíptica en definitiva
Se oscurece en el firmamento.

25 comentarios:

  1. La naturaleza propia de las cosas y la naturaleza impropia de las mismas, son parte (las proporciones dependen de la acción-reacción) del existir en todo lo que vibra y se traslada por las órbitas precisas o desviadas del gran universo de posibilidades en el que habitamos... la existencia de la Luna crea la posibilidad de la existencia de lunáticos...

    También hay plenilunios que llenan las noches de luz esférica...

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La contradicción del espacio de miles de millones de objetos entre un espacio vacío

      Saludos

      Eliminar
  2. Me gusta esa palabra.
    Bonito poema Noel. Besitos

    ResponderEliminar
  3. Y quedarse solamente en eso.

    Mil besitos para tu tarde.

    ResponderEliminar
  4. Cuantas cosas cuando levantamos la cabeza, Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. como el hermano del medio,
    como el primo pobre,
    como un actor de reparto. .
    en definitiva, pocos reparan en ellos
    besos

    ResponderEliminar
  6. Tanto por ver… si dirigimos la mirada hacia el lugar adecuado…
    Y qué bonito lo has versado…

    Bsoss enormes, y feliz tarde, mi querido amigo.

    ResponderEliminar
  7. Ningún asteroide podría imaginar ser objeto de un poema; si lo supiera, aumentaría su autoestima y te sorprendería llegando a ser cometa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cola del cometa, hielo que se evapora con el contacto

      Besos

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Un poema muy cósmico... sentí la soledad de ese pobre asteroide.
    Besos, Óscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu esencia es sentir hasta el objeto más minúsculo del universo

      Besos

      Eliminar
  10. No. Los asteroides no llegarán jamás a ser cometas y como asteroides que son, siempre entrañan algún peligro.
    Menos mal que acaban perdiéndose en su órbita.

    La segunda estrofa, buenísima, sin desmerecer al resto.

    Besos, Profe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué no golpeen a nadie

      Besos y gracias por tu reconocimiento

      Eliminar
  11. Un vagabundo errante más siderado (-léase en portugués-), sideral...
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Es difícil, pero a ti te ha resultado fácil explicarlo y además poéticamente.

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...