5 de agosto de 2018

Recuerdo De Una Noche De Verano



En vacaciones, dedicas el tiempo a variadas actividades. Se sigue haciendo limpieza de armarios y archivos, y ahora, por aquello de la tecnología, también se revisan memorias externas y aparecen recuerdos.

Probablemente esta sea una de las fotos más antiguas que conservo. Escaneada para mostrar en las clases el famoso cañón que se construyó en el Kremlin para asustar el avance de Napoleón hacia Moscú. Imponente en tamaño, y el cruel invierno, consiguió el propósito de detener al emperador francés a pesar que no tenía capacidad para ser disparado.

La foto corresponde al año 1991 , cuando a Rusia le quedaban dos telediarios para dejar de ser la URSS y aún siendo marzo la temperatura era de invierno, tanto que el Golfo de Finlandia estaba congelado y estuvimos pisando sobre el mar al visitar San Petersburgo. Fue mi primer viaje al extranjero, y el destino muy especial.

Del grupo de personas que aparecen en la fotografía no sé nada. Compañeros de carrera universitaria , cada cual seguirá sus pasos. A veces me pregunto qué es de ellos y si pensarán lo mismo cuando vean similares fotografías. Es en verano, cuando el tiempo se ralentiza , el momento en que el pasado acelera y se pone a la altura del presente, aún sabiendo que en el futuro volverá a quedarse parado. 

Cuando menos, quedarán actualizados en un breve recuerdo de una tórrida noche de verano.

25 comentarios:

  1. Querido profesor, me alegra volver a tenerte por aquí y ruego que no te cabrees con este comentario pero no me extraña que en marzo (hasta el 21 no es primavera) hiciera una temperatura de invierno, quizá porque era invierno y que en Rusia durante los inviernos no se andan con tonterías ni con cambios climáticos ni hostias (esta vez he puesto la h, profesor).

    Y para terminar de joderla añadir que pensaba que ese cañoncito se fabricó en 1586 por el zar Fiodor I, a la sazón hijo de Iván el Terrible y tal, si ese el el cañon Zar Pushka que está cerca de otra monumental campana motivo de atracción turística como el cañón.

    Bueno, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del invierno... Lo conozco bien como buen vallisoletano y el año de construcción del cañón no excluye su posterior uso

      Saludos

      Eliminar
  2. a mi también me suele pasar. . lo de recordar vivencias a través de viejas fotografías. ..
    besos

    ResponderEliminar
  3. La fotografía ha perdido parte de su encanto al no pasar al papel, me pasa como con los libros, mas cómodo digital pero menos romántico. Un abrazo veraniego

    ResponderEliminar
  4. Dicen que recordar es volver a vivir, será?
    :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola me ha encantado tu blog
    gracias por compartirlo
    te mando mi blog de poesías por si deseas visitarlo.

    Gracias por visitar mi blog y dejar tu comentario
    Besos
    POEMIAS
    anna-historias.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Bonito recuerdo. Las primeras veces siempre se recuerdan. Joyas en papel, mis preferidas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. que pedazo grande de historia esa foto... y si intimida ahora me imagino lo que habrá pensado el petiso Napoleón al verlo ja... saludos...

    ResponderEliminar
  9. Qué será de tus compañeros que estuvieron en ese viaje.
    Pasan tantas personas por nuestra vida, unas quedan en papel, otras se esfuman.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Que bien conservar recuerdos así... hoy en día ya los amigos que se esfumaron no quedan ni en papel, quedan en bit y bytes... pues la foto impresa ya casi no se usa. Nunca he viajado a Rusia... ha de ser increíble el frió en Invierno, tocará apuntar como destino del carrito de deseos

    ResponderEliminar
  11. Rusia siempre ha tenido un arma invencible: su crudo invierno.

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...