2 de mayo de 2010

Tacones Lejanos


Sabía que de volverse,

No hubiera tenido más

Remedio que ser la funda

De su almohada;


Sabía que de volverse

sus camisas, sus faldas

Y sus complementos

Vestirían mis armarios;


Sabía que de volverse

No existiría espacio

Para ser dos en uno,

Así que una de dos:

O desaparecía

Enfundada en sus zapatos,

O desaparecía

Fundido bajo sus suelas.


Y al irse,

Solo se oyeron tacones,
Cada vez más lejanos.

42 comentarios:

  1. Me gusta cuando se acercan los tacones.
    No cuando se alejan.

    ResponderEliminar
  2. Me apunto a las preferencias de Toro Salvaje, aunque el resultado sea fundirse bajo las suelas.

    Un beso, Noel

    ResponderEliminar
  3. sus pies dejarían los tacones para enfundarse en un poema

    me gustó el poema

    ¿alguien vio la peli de almodóvar?

    deivid

    ResponderEliminar
  4. Mis tacones ya ni suenan.
    PRECIOSO y muy original
    Besazos

    ResponderEliminar
  5. Muy bien dicho...
    digo, muy bien escrito

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Y yo que no uso tacón, pues no sonarán acercándose. Claro que tampoco sonarán alejándose, así que...
    :)


    Besos, Noel!!

    ResponderEliminar
  7. al final, no hay una de dos, siempre desaparece.

    A mi me gusta aparecer, por eso no uso tacones ;)

    ResponderEliminar
  8. ûes vaya, quizá llegue el momento en el que se acerqen los tacones...

    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Lástima...es precioso cuando los tacones se acercan...

    Beso ;)

    ResponderEliminar
  10. Hay tacones que son irresistibles y su sonido al alejarse permanece con el tiempo.

    Bello.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. alguna vez me ha costado el alma irme en mis tacones, mecachendié!

    me ha dejado hecha un suspiro este poema, Noelito!

    abrazo

    ResponderEliminar
  12. q bueno, ls tacones lejans, me dan una imagen de misterio he incertidumbre, yo q se, cosas de cada uno

    ResponderEliminar
  13. Con tacones o sin ellos,las mujeres nos hacemos sentir.
    Un besico

    ResponderEliminar
  14. se alejan tacones y llega Mayo repleto de flores

    besos

    ResponderEliminar
  15. Esos tacones sin unas hermosas piernas no son nada,saludos.

    ResponderEliminar
  16. Precioso Noelindo.
    Mis únicos tacones son con los cuales bailo tango.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  17. Jaja Noelito, igual que Cecy, los míos son los de bailar tango que son los mismos que uso con Ruperto porque le excitan

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Toro S; sobre todo los que son conocidos no ??

    Novicia D; ahí yo me niego...no me gusta ser pisoteado continuamente

    Equilibrista; jejeje hace tiempo...me vino a la cabeza

    Loose; gracias, niña

    Delia; irás descalza...

    Lunhe; te gustó ?? me alegro

    Lourdes; es que eres muuu alta

    Veronika; apareces en silencio...

    Belén; todo es cuestión de pisar fuerte

    Duna; y suenan rítmicamente

    Humo; eso es un verdadero piropo

    Oceanida; caminan en tu cabeza sin cesar

    Miralunas; pues siempre hay tiempo para volver

    Eva; desde luego son atractivas

    Buda; En eso te doy toda la razón

    Ana S; sobre pétalos sobre andar descalzo

    Severino el S; tacones para las piernas, piernas para los tacones; sí

    Cecy; son tacones llenos de arte

    Isabel; doble uso, con artes variados

    Besos hasta alcanzar vuestros tacones

    ResponderEliminar
  19. Yo entoncess era obrero de la construccion subido en un andamio en una calle de madrid a pocos metros del suelo.

    no se si iba o venia, me daba igual.

    Pero era un encanto verla pasar.
    Asi que le dije:

    Pisa fuerte, guapa, que paga el ayuntamiento.

    Podria haber sido mi madre, mi hermana,mi prima, mi amante, mi vecina, la madre de mis hijos, o la de los tuyos.
    Pero yo quiero que pise fuerte, que se sepa que está.
    Y ella tambien.

    ResponderEliminar
  20. Exquisito, darse o no la vuelta. ¡Qué dilema!

    Me ha gustado mucho: "Sabía que de volverse, no hubiera tenido más remedio que ser la funda de su almohada"

    Saludos,

    ResponderEliminar
  21. Recordarás siempre ese sonido, ser la funda de su almohada, no hubiera estado mal.

    Me parece muy bello.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Ay!!!! Llevo un día de tacones de 12 cm que no quiero volver a saber nada de ellos en una temporada... Ay!!!

    ResponderEliminar
  23. El sonido de la distancia.

    Se alejan, se acercan, se vuelven a alejar.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Dicen que, cuanto más se las ignora, con más fuerza vuelven... o no???... Bueno, de todo hay, no te parece? Cada cual con su cada cuala, y cada pié con su zapato que, a su vez, lleva tacón.

    :)

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Una mina asi seguramente no importa que haya caminado por arriba de uno.

    PD: Me acabo de dar cuenta que el fondo de tu blog es creo un paisaje de Vietnam no???

    Abrazo

    ResponderEliminar
  26. Yo odio el sonido de las pisadas alejándose... uff! Me gusta tanto cuando se acercan y te abrazan, te besan o te miran a los ojos...
    Un beso, Mr.
    LADY JONES

    ResponderEliminar
  27. Entonces..., a ver, creo que me he hecho un lío ¿qué opción escogiste, la de dejar que desapareciera enfundada en sus zapatos o la de quedar fundido bajo sus suelas, mientras que oías el sonido de sus tacones?

    Eres un dulce envuelto en ironía..., o, al menos, eso me parece a mí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Llámala, escucha el sonido de esos tacones acercándose...

    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Los tacones son muy sugerentes, cuando se sienten por la calle el taconeo es muy sensual y femenino, los tuyos escritos en tu poema, son tacones lejanos.... o tacones cercanos.... todo depende del apego que se les tengan.

    Un abrazo de MA para ti Noel.

    ResponderEliminar
  30. Eso es lo malo de la vida, que nos pone en la tesitura de elegir y eso no es siempre fácil.

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  31. Hola, venía de visita a desearte una feliz primavera y confirmar que por fin conseguí arrancar en este mundillo blogueril. La poesía no es mi fuerte, precisamente, por ello me causan admiración aquellos capaces de componerlas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Mejor es que se acerquen
    los pies
    ya sin los tacones :)

    Muy buen poema quillo, describes con acierto ese instante en que se añora tener el poder de dirigir las cosas, los tacones.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  33. Sisco; o no...nunca se sabe

    Anonimo; me gustó tu desarrollo, vuelve cuando quiera y cuenta

    Cesar S; es la ley de la vida

    Ashia; a veces acabas axfisiado

    Merce; Eres mujer fatal !!!!

    eMILIA; cuantas vueltas no ??

    Guillermo Elt; algunos son zapatos planos. Bienvenido

    Lux Aeterna; buff puede doler no ??...Sí es una foto mía de la Bahía de Halong...aun quiero volver

    Lady Jones; a quien no?...si oigo tus pasos, me acerco

    Gives; no está muy claro jejejej...gracias por lo del dulce irónico

    Mar; voy a coger el teléfono....comunica...

    MA; o de donde estes situado

    Malena; a veces ni puedes...o das una mala pisada

    Emejota; pues bienvenida...e igual deseos primaverales

    Carlos;jajaja...directo al callo, digo al grano

    Un beso, a vuestros pies

    ResponderEliminar
  34. Es triste oir los tacones alejarse...

    Por qué no se dará la vuelta...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  35. juego a contar los segundos que tarda en girarse para encontrarme allí, atrapada en su espalda, en el gesto de su mirada desafiante...

    y deshecha en sus pasos, ansío llegar a su sombra para atraparlo

    ResponderEliminar
  36. Shang Yue; lo tienes tan claro, que es normal que así ocurra

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...