15 de abril de 2017

Catedral

Catedral de Valladolid. Torre y fachada

Siempre me viene a la mente. Supongo que ser el proyecto de catedral más grande de España, Juan de Herrera, y esos tiempos de Felipe II, aquel gigantesco imperio y que se redujo, como la catedral al ser sustituida por el Escorial, por Madrid.

Pero en cierta medida refleja el carácter de los de aquella Tierra: grandiosa pero sencilla y austera en las formas; bella en sus contornos, perfectamente limitados y ajenos a cualquier trampantojo; sólidos en cimientos y en alzado, a pesar que la catedral se vio afectada por el famoso terremoto de Lisboa de 1755, y cuya geometría no engaña. Equilibra, no apabulla. Es verdad que cualquiera de otras catedrales castellanas - Burgos, León, Zamora, Segovia, Salamanca, Palencia, Ávila, e incluso Soria - son más  bellas y artísticamente más reconocidas, pero ahí te alzas, entre todas ellas, destilando personalidad.

Quizá por ello pasamos desapercibidos.

29 comentarios:

  1. Se nota que la llevas en el corazón,esa forma de ser...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Todas y cada una tienen su personalidad y encanto… Más, cuando uno las vive y las siente como tú lo haces 😉

    Bsoss enormes, querido amigo.

    ResponderEliminar
  3. Es el más puro ejemplo de arquitectura herreriana.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonita deacripción, que se antoja mucho admirarla frente a frente, para deleitarnos con su personalidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. bueno, es bella, si...
    pero la mía se alza cuál reconquista, imponiéndose ante un majestuoso imperio que ahora trata otra vez de arrebatárnosla
    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa mezquita seguirá siendo lo que es, le pese a quien le pese

      Besos

      Eliminar
  6. Sí que refleja el carácter.
    El cuanto a lo otro, el duque de Lerma y sus intereses.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je je je menudos ejemplares en busca de su propia riqueza

      Poco hemos cambiado

      Besos

      Eliminar
  7. Es cierto que la sencillez pasa más desapercibida, sí, pero no por ello puede ser impresionante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Perdón, quise decir que no por ello deja de ser impresionante.
    Es que me explico como un libro abierto con las páginas...ya sabes.
    :)

    ResponderEliminar
  9. No advertimos la historia que nos rodea, no nos paramos a escuchar sus muros... aplaudimos lo forastero mientras nuestros cimientos se erigen con magestuosidad.

    Mil besitos, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mío con las piedras es crónico. ...me encanta esperar y ver que me dicen. Algunas, parece ser de manera significativa

      Besos

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Lo que digas sonará con la misma contundencia que la mía, espero

      Beso

      Eliminar
  11. Demasiados templos.
    Demasiados reclinatorios.
    Demasiados altares.
    Es el legado de 2000 años de miedo, castigo y poder..
    Más temo a los tanto temen al Demonio que a él mismo!!
    Salutti
    S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo contemples como un ente religioso... Sino un símbolo de un lugar

      Saludos

      Eliminar
  12. Interesante lo que escribiste Tus fotos me gustan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ti interés. Las fotos son mejorables

      Besos

      Eliminar
  13. Siempre tengo la sensación de que las catedrales me hablan. Ya, supongo que pensarás que estoy pallá, y no te faltará razón.
    Te juro no había leído los comentarios y tus respuestas, nunca lo hago hasta escribir el mío, y cuando he leído esto

    "Lo mío con las piedras es crónico. ...me encanta esperar y ver que me dicen"

    En fin, ahí lo dejo.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos muchas cosas en común... El amor por las piedras permite entenderse con tan sólo observar una fachada

      Un beso

      Eliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...