21 de marzo de 2017

Indignarse


Dicen que ahora es la hora
De indignarse; los taxistas
En la calle y los estibadores 
En los puertos; y a la par
Debates en el Congreso sobre
Cortar o no el rabo a los perros.

Lucha de clases, competencia desleal
Y debates que ocultan la lenta
Descomposición de una Sociedad
Incapaz de ladrar al ser mordida.

30 comentarios:

  1. escribí el otro día algo sobre esto, por ahí iban los tiros también:
    son tantos los horrores del presente y es tan tenaz la impunidad, aunque no se trate de muertes sino solo de agresiones a lo que tendría que ser un verdadero sistema democrático, que me barrunto si "El valle de los Muertos Vivientes" sigue siendo la encarnación, materialización visible del trauma o si ya no nos han obligado a pasar página para seguir nuevos capítulos cada vez más vergonzosos. Creo que es el ocultamiento en sí el que nos retrotrae hacia un estatuto de niño impotente que sabe analizar pero que tiene que permanecer calladito mientras asiste a todo tipo de injusticias.

    Resistamos sembrando rebeldía y clarividencia.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, la sociedad está en avanzado estado de descomposición, no sabe ladrar o lo hace mal, pero sí se deja morder por los gobiernos de turno.
    Besos, Oscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estado de descomposición que no se sabe a donde va

      Besos

      Eliminar
  3. El estado de cosas de hoy, está haciendo de la indignación una constante. Pero no hemos sabido o podido ser congruentes y caemos en la infertilidad de nuestros objetivos. Sin embargo, llegará el día en que releguemos nuestros interés personal, ante el interés colectivo. Cuando comprendamos que del bienestar colectivo depende el nuestro.
    Un beso y paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso queda lejano, cada vez más utópico en este mundo individualista

      Besos

      Eliminar
  4. Los de ahí arriba traen los deberes muy bien hechos… Saben qué piezas mover y en qué momento hacerlo; son unos grandes estudiosos, en aras de la dominación y el control. No hay más ciego que el que no quiere ver.

    Bsoss miles, querido amigo.

    ResponderEliminar
  5. Estamos todos en el estado siguiente a la indignacion, pero nunca pensé que fuera el inmovilismo.
    Besitos Noel

    ResponderEliminar
  6. Sólo somos ciudadanos de a pie con derecho a la pataleta...

    Mil besitos, amigo.

    ResponderEliminar
  7. Si perdemos la capacidad de ladrar,ya apaga y vámonos...
    La gente parece anestesiada a las mordeduras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. definitivamente, cada vez estoy más segura de estar al margen de la política, que me volveré una inculta social... y qué??
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno...en tú derecho estás si después aceptas lo que nos venga encima

      Besos

      Eliminar
  9. Estoy absolutamente de acuerdo contigo...cada día me sorprendo más y más desagradablemente de lo apocados hasta parecer desaparecidos, que estamos la mayoría en este país de mier...
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Esa indignación viene ya de hace tiempo. Esa protesta, también. ¿Resultados? Ninguno. Impotencia pura y dura, mordiscos de dientes afilados, y ladridos de de ecos lacerantes.
    ¿Conformismo? Nunca. ¿O sí? Miro al Congreso de los diputados y me pregunto. Me pregunto demasiadas cosas.

    Que esos ladridos no cesen.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. vaya mierda de país en el que vivimos, enserio eh
    buf
    saludos

    ResponderEliminar
  12. Pues tendremos que mejorarlo

    Besos y bienvenida

    ResponderEliminar
  13. En peligro de extinción... en fin...

    Besos. je. je = sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegará un día sin avisar

      Bienvenida, de nuevo. Besos

      Eliminar
  14. Siempre hay un momento en que la indignación puede ser el mejor recurso.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
  15. Tenemos el bozal bien ajustado. Y ayuda el cansancio...

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Mucho ombligo con demasiada pelusilla o hasta... Tiña.. Y es que mirarse el ombligo más que costar nos pesa... A todos... O casi todos

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...