14 de agosto de 2016

Beng Mealea. Pasado y presente

Beng Mealea. Agosto 2016


A 40 kilómetros de Siem Reap, en Camboya, y por tanto aparte de las rutas tradicionales de los templos de Angkor, se encuentra este templo, Beng Mealea, que significa estanque de lotos. Es la segunda ocasión que lo visito, y como en la primera es de esos espacios en donde la naturaleza se ha hecho dueña de un espacio humanizado desde al menos 1000 años.

Si miráis por internet, veréis que el templo está en ruinas. En esta foto se observa como una de las bóvedas apenas resiste en pie, mientras que el resto del espacio es una escombrera enorme de la que surge una enorme naga de piedra, que según parece, en la religión hinduista es una semidiosa que adopta esta posición tan amenazante, y que es enemiga de la garudá, que presenta la forma de hombre pájaro. No voy a entrar en debates mitológicos, ni de creencias ancestrales, pero me llama la atención como las ruinas presentan un poder de atracción, capaces de recrear el pasado. Faulkner negaba la existencia del pasado, en el sentido que no es más que una dimensión del presente, y allí en Beng Mealea sentía con mucha intensidad lo que debió ser un inmenso templo donde el rey y los sacerdotes dominaban al resto de una sociedad que posibilitaban su existencia por el simple hecho de ser considerados como divinidades.

En fin, que es de esos templos camboyanos donde uno se pierde y siente como debió ser el pasado , o mejor dicho, se siente formar parte del presente. En cada una de sus piedras, las que aún permanecen en pie, aquellas otras que descansan en el suelo, o en aquellos símbolos que observarán durante milenios como el ser humano se comporta.

27 comentarios:

  1. Que bonito...
    Me mira per favore si hay recambios para Renault 6....
    Grazzie mille...
    Yo tengo como referentes de a la iglsia Católica y sus monumentos.
    2000 años viviendo del cuento y pagan por entrar en las catedrales.
    Salutti
    S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí la iglesia manda

      Allí, también

      Un Renault. ....? Usted tiene un Fiat

      Eliminar
  2. te he seguido en Face, ha sido un viaje maravilloso!
    besos

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. No creo que haya que renegar del pasado, es el que posibilitó -mal o bien- lo que se es hoy.
    Camboya ha de ser magnífica. Disfruta del viaje.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pasado nos marca...dímelo q soy profe de historia

      Besos

      Eliminar
  5. Y la vegetación exuberante con su protagonismo.
    Bienvenido de regreso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Y la vegetación exuberante con su protagonismo.
    Bienvenido de regreso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Qué belleza ancestral!!
    Imposible medirla en el tiempo...
    Besos, Plebeyo.

    ResponderEliminar
  8. Un punto del planeta de esos a los que se le podría poner el adjetivo de perfecto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como poco auténtico

      Lo tienes pendiente

      Besos con guacamole

      Eliminar
    2. Súper pendiente está! PD: me sale el guacamole por los poros ;)

      Eliminar
  9. Puedo imaginar lo que se siente contemplando esas ruinas...yo me pregunto cómo vivían, como "se veían" en su momento de esplendor. Siempre pienso que sería fantástico poder "sentir" la sensación de "vivir" por un instante ese pasado.

    ResponderEliminar
  10. Estamos aquí de prestado es lo que me inspira ese paisaje, igual que las imágenes de Chernobil donde la naturaleza ha ocupado su lugar de nuevo.
    Besitos Noel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque sea de préstamo, disfrutemos de ello

      Eliminar
    2. Cuál es tu face Oscar? (Si no te importa of course)

      Eliminar
  11. Gracias. Curioso e interesante.

    Estoy de acuerdo con Faulkner...

    Abrazo.

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...