14 de junio de 2016

Loco


Hay un cierto placer en la locura, que solo el loco conoce
Neruda

Yo soy un loco que se dio cuenta, que el tiempo es muy poco 
Calamaro  

La locura era su rasgo distintivo, a todas luces. Podía decirse que vestía de manera extravagante, combinando camisetas de variados colores con elegantes zapatos de vestir;  acentuaba la pronunciación de las erres como si fuera un nativo francés, rebuscando en el diccionario palabras recargadas como RetoRtijón, empleándolas en expresiones rimbombantes como RevolcaRse sobRe RetoRtijones amoRosos, a la manera de metáforas que incluía en los informes económicos trimestrales de su empresa.

La locura era su rasgo distintivo, a todas luces. Dejó en el olvido a aquel ser cuerdo, anodino aquella siniestra noche en que su estrella desapareció del cielo.
 

22 comentarios:

  1. como dice el refrán, más sabe el loco en su casa que el cuerdo en la ajena....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siendo su casa el universo...puede ser reseñable la sabiduría

      Eliminar
  2. Tener un punto de locura es la sal de la vida.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta Andres Calamaro… Yo abogo por esa locura, sana locura, que nos hace elevar los pies del suelo!! ;-)

    Muacksss!!!

    ResponderEliminar
  4. No se... no se si en realidad estaba tan loco, porque a mi, me gustan sus metáforas, esa locura y hasta sus reTortijones amoRosos :P
    Hizo bien en poner fin a su anodina existencia y entender que está para vivirla. ¡Ole Calamaro!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual se convirtió en agujero negro capaz de absorber al mundo

      Eliminar
  5. Hay que tener la locura necesaria para no caer en la chatura del rebaño.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la chatura del rebaño es delicioso

      Que bien suena

      Eliminar
  6. Un puntito de locura es necesaria para no caer en la monotonía de la vida.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
  7. La estrella que lo mantenía cuerdo se fugó y él se volvió loco sin su compañía. Romanticismo por los cuatro costados.

    Besos, Roso del desieRto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. estamos condenados a entendernos como dos granos de arena

      Eliminar
  8. Ahora que están todos locos, y hasta lo reivindican, me apetece más que nunca
    no formar parte de este nuevo rebaño tampoco...
    Soy así... qué voy a hacer, como el del tango, pero en mujer.
    :P

    https://www.youtube.com/watch?v=Jvep7nDvihs


    ResponderEliminar
  9. Nada como reivindicar el equilibrio interno a ritmo de tango

    ResponderEliminar
  10. Un puntito de locura sí, no más.
    Besitoss

    ResponderEliminar
  11. Cuchi, con lo aburrido que es eso de estar cuerdo... :)

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...