28 de enero de 2016

Onésimo y San Cristobal

Monumento a Onésimo Redondo
En el cerro S. Cristóbal, en Valladolid, se alzó un monumento para uno de los "mártires" del bando golpista en el inicio de la Guerra Civil. Onésimo Redondo llevará el honroso título del Caudillo de Castilla, y destacó por su eficacia con sus brigadas del amanecer, encargadas de asesinar a cualquier defensor de la República, Rojos en general.

Cuando vivía en Valladolid, subí varias veces al famoso cerro, que preside la salida este de la ciudad, y desde luego que el monumento, aparte de ruinoso en su estado, nunca me pareció adecuado, ni en su forma ni en su fondo. El típico mazacote con las flechas y esculturas musculosas típicas del estilo fascista, ejemplificado en la Italia de Mussolini. Pero el fondo es terrorífico. Este señor se dedicó a asesinar a todo aquel que difería de sus ideas, y apoyó un golpe de estado contra un gobierno constitutido. Su muerte fue una muestra de su arrogancia, al ir a Labajos, en la cercana Segovia, pensando que había caído en manos de los golpistas, para seguir con su cruzada, y al llegar se metió en un pueblo que aún seguía fiel a la República. Allí se le levantó otro monumento en su honor, probablemente sobre los huesos de aquellos que sufrieron la represión.

Y ahora, en 2016, después de 60 años de su construcción, de 40 de volver a la democracia, parece ser que empieza su demolición. Cambios de gobierno que eliminan símbolos intolerantes. Esperemos que también de políticas  que corrijan las barbaridades realizadas en las últimas legislaturas.

23 comentarios:

  1. Hasta que no se reconozca lo que ocurrió, se debería hablar de ello con la realidad que merece y tratar de resarcir a aquellos que sufrieron, pues la sombra seguirá planeando generación tras generación. Las heridas, históricamente, no se cierran con el olvido.
    Y como dijo el gran Jose Luis Sampedro:
    “En la Guerra Civil estuve en los dos campos, pero la dictadura fue una monstruosidad. Aún hay quien dice que se vivía con placidez; serían ellos”.

    Besos muchos Noel.

    ResponderEliminar
  2. Como bien dices, es total y brutalmente intolerante, que esos “símbolos” de tales barbaries, sigan en pie. Y aun cuando fuese doloroso, más se debería saber de dichas barbaries, pues mucho desconocimiento hay sobre ellas… En cualquier caso, es un comienzo “esperemos” de ese nuevo camino de un mundo digno, de resurgimiento de esos valores olvidados y aplastados, que por derecho humano merecemos.

    Un placer visitarte, Bsoss!!

    ResponderEliminar
  3. Considerar héroes y patriotas a asesinos de gente inocente es propio de las dictaduras.Esas brigadas del amanecer se llevaron por delante a muchos inocentes por el solo hecho de estar afiliados a algún sindicato obrero e incluso sin estarlo,solo por la acusación sin fundamento de algún vecino que lo quería mal y ocurrió sistemáticamente en toda la zona ocupada por el bando nacional.Es vergonzoso,sí,que existan a estas alturas monumentos a semejante barbarie.Pero algunos siguen empeñados en calificar aquello como cruzada y se sienten molestos por la eliminación de estos símbolos fascistas.Hace falta un consenso sincero y justo de todos los españoles para acabar con las diferencias surgidas en esa época.Mientras no haya acuerdo,no habrá olvido por ninguna de las dos partes.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a los golpistas, no pueden mantener ningún símbolo

      Eliminar
  4. Así es... tal cual lo has contado...

    Yo lo conozco, y efectivamente ha habido mucho rollo con su retirada... parece ser que ahora sí... por fin...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lo que queda demostrado es que el tiempo por sí solo no cierra la herida. A ver si los que condenan los actos terroristas pero callan los crímenes fascistas terminan de reconocer algún día que es lo mismo. Aysh, país.
    Buen finde!

    ResponderEliminar
  6. ya sabéis que yo de política ando muy corta... pero el caso es que somos lo que somos, con nuestra historia.... para aprender de nuestros errores...
    somos el único país donde queremos eliminar su historia, ni siquiera Alemania con el holocausto lo han hecho... creo que debemos darle otra perspectiva a las cosas...
    y dicho esto, la verdad me importa una soberana M. lo que hagan con el monumento
    besos.

    ResponderEliminar
  7. Los gestos me parecen necesarios, pero mucho más los hechos, esos raras avis en nuestro dislocado país. Si el "viejo profesor" levantara la cabeza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendremos que ser exigentes con hechos que vayan más allá de las palabras

      Eliminar
  8. Hola, Noel, estuve un tiempo ausente, pero no te olvido, ya lo ves.
    A mí me parece bien que se vayan retirando los símbolos de una sanguinaria dictadura, pero ¿qué hacer con ellos? Tal vez sería pedagógico conservarlos en un museo con su debida información.
    Bueno y, dicho esto, creo que es más urgente poner el foco de los cambios que el país necesita, en medidas sociales y de regeneración de las instituciones, o sea,"ir al grano"; quitar placas,bustos y demás simbología, son gestos accesorios muy fáciles; lo difícil es cambar y sanear las instituciones.

    Salud, Noel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los museos deben conservar la memoria, pero los monumentos , conmemoraciones y demás exalzan. En cuanto a la corrupción, no creas que no tiene relación. Las oligarquías de antes siguen siendo similares a las de ahora

      Eliminar
  9. Cada vez me parece más desabrigado el mundo. Me da miedo el futuro, no por mí, precisamente, yo ya voy siendo mayor, pero me aterran las pocas perspectivas halagüeñas para los que vienen detrás...
    Así que espero también que las políticas cambien, que esto de un giro a su favor, que se demuelan esos símbolos horrorosos y sobre todo, las horrorosas mentalidades de quienes los levantaron y aún siguen creyendo en ellos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fe es lo último en perderse, cómo la juventud

      Eliminar
  10. Has dicho! Todo cambia, aunque sea poco a poco.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Monumentos que destruyen y calles que cambian de nombre... Digo yo que algo es algo. :)

    ResponderEliminar
  12. tras 40 años de democracia, el algo es casi nada

    ResponderEliminar
  13. Uno menos... mi sueño sería ver como cae el de los Caídos... pero caeré yo antes.

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...