5 de abril de 2015

Oscuro LVII. La Puta Del Barrio

De la red


Sobra tanta luz al mediodía
Cuando se esfuma el último cliente
A la puerta del trabajo;

Es hora de volverse silenciosa
Y anónima en la cola del Mercadona,
Al ingresar la factura de Iberdrola
En la sucursal bancaria del barrio,
Y al repostar veinte euros diesel
Todos los miércoles del año.

Sigilosamente sospechosa
Al preferir escaleras que ascensor
Con determinados vecinos chismosos
En el rellano, y ausencia de nombre
En el fonoporta y el buzón cuarto.

A partir de las doce en punto todos
Los gatos se vuelven pardos;
Y Sin decir palabra amable alguna

Se  sinceran como no lo harían nunca
 Ante los agasajos de la puta

Del barrio.

37 comentarios:

  1. Escritor¡¡¡
    la humanidad te sale por todos los poros, tu calidad en todo el entorno y más ...

    Besos muy fuertes,

    tRamos

    ResponderEliminar
  2. Escritor¡¡¡
    la humanidad te sale por todos los poros, tu calidad en todo el entorno y más ...

    Besos muy fuertes,

    tRamos

    ResponderEliminar
  3. a mi me duele tanta hipocresía.... creo que sería todo más sensato si no hiciésemos como lo que no vemos....
    y que cada uno viva su vida como quiera o como pueda
    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. reconocer la realidad, es un buen punto de partida

      Eliminar
  4. De noche, todos los gatos son pardos... y así cuidan las apariencias...
    Besos, profe.

    ResponderEliminar
  5. Oscar......te superas por momentos.......me quito el sombrero ante ellas....porque lo de dentro no se compra ni se vende por dinero......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. una sociedad que no reconoce lo que tiene, es una sociedad llena de dificultades

      Eliminar
  6. Sí, lo normal en estos días... En esta sociedad... En esta vida...

    ResponderEliminar
  7. Cuando esas ellas laten en la vereda de las calles...
    Ellas, pobres mujeres a la venta, son como una gota azul en el corazón zurcido de sus tristezas.
    Doble moral, hipocresía, tan repetida pero que asquea.

    Si, buena entrada, auténtica, sin tapujos.

    Besos Oscar.


    ResponderEliminar
  8. Las hay así; discretas, de lujo, independientes, que reciben en su propia casa. Poco que ver con las que reciben en cualquier calle.A estas la sociedad les pone nombre, las otras son "señoras, señoritas"...a las que algunos cuentan sus frustraciones.

    Salud, Noel. Me gusta este relato, tan sutilmente descrito.

    ResponderEliminar
  9. Ella no se esconde, los demás tienen el problema.

    ¿Con qué sueña ella?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soñar, como todos los mortales

      Sobre qué.... espero que cosas bonitas

      Eliminar
  10. En compañia de cada puta hay mil problemas, para cuando librarlas del problema de la marginacion, sobre todo a las pobres putas de la calle, para cuando ver a la persona, y para cuando, cambia la hipocresia por ayuda.

    Un saludo Noel.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta, esa es la realidad, una vida totalmente normal, como la de tantos otros, que solo varía en su trabajo que suele ser en la noche.

    Lo de las 12 en punto, si son de la noche, sí, seguro que más de uno la busca, no solo para el sexo, sino para desahogarse contándole su vida. Creo que a sabiduría de vida pocos las pueden ganar...

    Mi admiración y respeto para la puta del barrio.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su comprensión es inversamente proporcional a la que reciben

      Eliminar
  12. Triste vida para ella y para los que no entienden

    ResponderEliminar
  13. Triste vida para ella y para los que no entienden

    ResponderEliminar
  14. Mujer pública, ramera, mujer mundana, superficial, casquivana, prostituta, zorra, puta...


    Sólo es cuestión de actitud.

    (Creo)

    ResponderEliminar
  15. Cuanta hipocresía y doble moral.
    Yo es con las chismosas y las del cuarto, con las que no puedo.

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...