25 de febrero de 2015

Huellas Indefinidas



De la red

Caminaba por la orilla
Y tras sus huellas parpadeaban
Momentos de gloria
Y funestos recuerdos
Incapaces de definirla.

Dejaba aparte las noches
En vela por gloriosas
Fornicaciones y
Otras lacrimosas
Por las decepciones del otro
Yo.

Caminaba por la orilla
divisando la cercana bahía
Que el futuro auguraba.

Sonreía,
Y mientras se alejaba,
No tuvo la necesidad
De mirar atrás.

El paisaje presagiaba
Huellas indefinidas.

24 comentarios:

  1. Cuando se ha encontrado el camino, no hay que mirar hacia atrás. El agua irá borrando las huellas del pasado y otras menos efímeras marcarán su vida.

    Salud, Noel.

    ResponderEliminar
  2. Donde mejor se piensa y se toman determinaciones es paseando a la orilla del mar, además de ser saludable.

    ResponderEliminar
  3. Pues claro que sí, siempre adelante. Y si es por la orilla de la playa, pues mira qué bien. :)

    ResponderEliminar
  4. Lo importante es que no miraba atrás...


    Y además sonreía !

    ResponderEliminar
  5. Pisar fuerte para dejar huella........tal vez algun día tengas que volver sobre ellas.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta eso de las huellas indefinidas. Que no sean las huellas lo que nos marcan los caminos sino el corazón que le ponemos a ese caminar.

    ResponderEliminar
  7. Ante la frustración y el desencanto, qué fácil sería ir dejando huellas...

    ResponderEliminar
  8. Si hay una bahía por delante es inútil mirar las huellas que el agua irá borrando.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. eso me gustaría a mi... recorrer mi orilla sin mirar en ningún momento hacía atrás...
    besos.

    ResponderEliminar
  10. Las suaves dicen: no lo tengo claro, las profundas gritan: allá voy.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escúchalas con tranquilidad y ante todo pisa firme. El paisaje está en tus manos.

      Me gustan tus andares

      Eliminar
  11. Hoy un gato se me quedó mirando fijamente... Hoy me acordé de ti.

    ResponderEliminar
  12. Caminante no hay camino...
    Ya lo dijo el poeta.

    Besitos, Noelito.

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...