26 de octubre de 2014

Paisaje

Camino al Tibet. De la red


El camino siempre es tortuoso. Las curvas cerradas, la pendiente o las condiciones metereológicas no lo ponen fácil.  Las curvas a veces te impiden observar el camino, y la incertidumbre, de no saber que te encuentras, genera dudas, miedos y algún que otro frenazo.

La pendiente ahoga. A veces es muy difícil mantener la velocidad,  o al menos el ritmo aconsejable. Además la temperatura se eleva, y el sistema se resiente.  Con la altura, la soledad se hace mayor y el sentido del equilibrio va perdiéndose.  Reducir, y a veces, parar es fundamental.

El sol que ciega, la lluvia que nubla, la niebla que difumina, el granizo que acongoja. Mas solo al alcanzar la cima, encuentras la paz suficiente para contemplar el paisaje.

Y el paisaje lo es todo. Todos somos parte del mismo paisaje, aún poseyendo el particular cada uno mismo.

Toca abandonar. Toca abandonarse

29 comentarios:

  1. ¿Quieres creer que me ha agobiado esa espectacular foto? y encima tus palabras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces el objetivo alcanzado por partida doble

      Eliminar
  2. La foto es fabulosa, impresionante y la descripción me ha mareado...
    Buenísimo, profe.

    ResponderEliminar
  3. El camino en ocasiones se vuelve abrupto.........un camino que ahoga ......sin saber donde esta la salida..............impresionante.

    ResponderEliminar
  4. Asi son muchos paisajes de nuestra vida, asi percibo tu mensaje y sí formamos parte por completo del paisaje y toca abandonarse cuando llegamos a las cimas.
    Fabuloso,

    Besos muchos,

    tRamos

    ResponderEliminar
  5. Sí, hacer ese alto, es más que necesario.
    Y desde lo alto, volar...
    ;)

    Bss, Noelito.

    ResponderEliminar
  6. Abandonarse, perderse, dejarse llevar... Verás la de fotos con soles y lunas que traes a la vuelta.

    Abracito.

    ResponderEliminar
  7. mi viaje hace mucho que transita por el mismo camino.... los pasajeros del viaje van cambiando, evolucionado monos yo que ejerzo de taxista perpetuo....
    besos.

    ResponderEliminar
  8. Caray...ha sido como pasar del infierno al cielo, tras leerte.

    ResponderEliminar
  9. mejor buscar siempre la luz en el camino

    Besitos Noel

    ResponderEliminar
  10. Bueno, lo de subir siempre es complicado. Pero cuando por fin llegas a la cima, puedes relajarte y admirar el paisaje desde un lugar privilegiado. Y contento de haber conseguido llegar hasta allí. Eso sobretó! :)

    ResponderEliminar
  11. En el camino, a veces, toca perderse... Otras veces, encontrarse.
    Bonita foto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y entre medias, la búsqueda, quizá lo más interesante

      bienvenida de nuevo

      Eliminar
  12. La imagen de 10, el trayecto fascinante.

    Beso

    ResponderEliminar
  13. Bonitas tus letras, Plebeyo, el paisaje también.

    ResponderEliminar
  14. las curvas, las pendientes
    querer perderse en cada camino que tejen las manos
    y abandonarse


    lo siento, lo tortuoso me llevó por otro lado

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...