22 de octubre de 2014

Antártida

Yate hundido en la Antártida. De la red


A veces soy Antártida. Frío.  Un desierto, blanco de miradas y conspiraciones. Es más que probable que el paisaje acabe inmaculado pero el paso del tiempo conlleva tormentas, violentas tempestades que nublen hasta la entendedera, capaz de recrear un  alzeimer de sentimientos.

A veces soy Antártida. Ventisca. Palabras transformadas en puñales y glaciares que modifican el relieve. No hay nada más bello que mantener desde el corazón helado la fuerza demoladora de los principios, a pesar de Hesperides y científicos locos.

A veces soy Antártida.  Solitario bajo una placa de hielo y atenazado por el cambio climático de cada día.  El último continente, y a mis pies, una sombra, el yate hundido

28 comentarios:

  1. Yo te anido en los tres...
    Arrebújate, pues así soy y me siento, cada día, y sin venderme...
    Besos de arcoíris.

    ResponderEliminar
  2. Fríos somos cuando el aliento se nos cercena, cuando se nos vuela el último soplo de vida. Mientras, a pesar de de los témpanos, hay que mirar la luz. Tal vez no sea un buen consuelo para tu frío ni tampoco el único, pero es lo que se me ocurre para dar calor a tu helada intemperie...

    ResponderEliminar
  3. Creo que todos nos hemos sentido alguna vez Antatártida pero luego tornamos hacia África ya que el calor nos hace más humanos ¿ o soy demasiado optimista?
    Me ha gustado este símil al igual que la espectacular foto.
    Besos desde Tenerife.

    ResponderEliminar
  4. Una preciosa prosa poética, hasta me dio un escalofrío.
    Nadie se salva de sentirse Antártida en algún momento.
    Besos, profe.

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho, Noel. ¿Acaso no somos todos una Antártida con su frío, su hielo, sus ventiscas?...¿Acaso no resistimos como ese paisaje condenado a morir si no acude en nuestro auxilio la cordura de la humanidad?...

    Aunque sientas el deshielo, mantente a flote.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la cordura quedó en los fondos abisales de nuestra memoria

      Eliminar
  6. Lo fantástico es que siempre sumas, por eso eres...

    Beso

    ResponderEliminar
  7. Bueno, a veces eres Antártida, pero a ratos tb eres uno de los Trópicos. El que tú prefieras.
    jejejeje
    :)

    ResponderEliminar
  8. El escrito es hermoso Noel, pero que triste. Te entiendo yo también creo que a veces el mundo es un infierno helado, pero creo que está en nosotros hacerlo más cálido, estamos de paso, procuremos vivirlo con un poco de calidez.
    Estoy, para dejarte un abrazo de ánimo, y decirte, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  9. Pero dicen que a veces mucho frío da calor, no? :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no he experimentado tal sensación. ¿ Los extremos se tocan ??

      Eliminar
  10. El frío consigue mantenerte vivo pese a la inmovilidad aparente, pero para que cuando lleguen los rayos de sol despiertes y como una hibernación, respires y salgas a comerte el mundo.

    Besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirándolo así, casi preferible el invierno castellano para acabar abriendo los ojos en el trópico

      Eliminar
  11. yo debo ser desierto, cálido y ardiente y por las noches en calma y con tormentas de arena en mi corazón.....
    yo con el frío no quiero ni los saludos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa es lo q se desea y Otra la q anida. Un pequeño iceberg seguro q tienes

      Eliminar
  12. Es precioso Noe. Un besito desde la tierra de los volcanes.

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...