25 de agosto de 2014

Arquitec - Tuya

Salamanca . Catedral


Me gusta la arquitectura. Quizá porque su interpretación es más sencilla que en el caso de la escultura o la pintura, y evidentemente sus dimensiones, formas, efectos impresionan de manera automática. Raro es el día que no paro a observar a algún elemento de un edificio, y reconozco que cuando voy a algún lugar me preocupo mucho de buscar cuáles son sus obras emblemáticas. 

Cuando conviven épocas,  estilos, siempre me imagino su construcción,  y desde luego me deleito con su resistencia a lo largo de los siglos. Son testigos y muchas veces protagonistas de la Historia.

En el caso de Salamanca, de cuya última visión habían pasado varias décadas,  llama la atención su piedra, su color reconocible y su globalidad. Ciudad universitaria, castellano - leonesa, por la que el tiempo la ha consolidado. Cualquiera que hable de la misma, verá que esa es su identidad, además del jamón de Guijuelo, que alimenta al cuerpo, pues el alma recibe lo suyo cada vez pisas por su casco histórico. 

Recientemente fui a Salamanca para reconocer su arquitec - Tuya. Donde los gruesos muros dejaban paso poco a poco a pequeños ventanales de sonrisas, donde el silente ambiente académico permitía confidencias mutuas, y donde ranas, astronautas, y café con fotos en La Plaza Mayor por excelencia, permitió que después de tantos años se sintiera uno parte de esa arquitectura, la tuya, siquiera una pequeña dovela, pero al fin y cabo elemento constructivo, de aquel edificio que tenemos tod@s, y que no es otro sino La Vida.

Y si además te dedican palabras tan sentidas, pues sólo queda repetir la experiencia, que para eso Salamanca cuenta con dos catedrales y/o un mundo arquitectónico por disfrutar, en todo caso.

28 comentarios:

  1. Me ha gustado esa comparación que haces de las dovelas arquitectónicas con la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al fin y al cabo somos piedrecitas de una roca global

      Eliminar
  2. Y lo dice El Profe. Nada más qué añadir.

    :)

    ResponderEliminar
  3. pues no conozco Salamanca... la verdad es que no hago vacaciones de turismo desde que los niños eran bebés y podía manejarlos.. ahora es playa y piscina... y yo como paso de esas vacaciones aburridas, panza arriba cuál lagartija al sol.... pues me quedo en mi Córdoba al calorcito y dejo a mis fieras en la playa con la abuela....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre puedes escaparte, aprovechando que estás más liberada

      Eliminar
  4. que linda permanencia me haces sentir, me ocurre como a ti me gusta nuestra arquitectura y no puedo dejar de admirarla mientras mi mente recrea su edificación y las vidas, junto con sentimientos allí vividos, los que siguen naciendo de todo el que contempla desde la admiración y que deja parte de su historia mientras permanece alli.
    Te doy la enhorabuena por estar agradablemente acompañado,

    Besos muy cariñosos

    tRamos

    ResponderEliminar
  5. La arquitectura, especialmente la gótica y la renacentista, me resulta imponente y también soy de andar mirando los detalles arquitectónicos.
    Besos, profe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada estilo te proporciona un placer, un deleite concreto. El gótico, lógicamente es muy espectacular

      Eliminar
  6. Adoro las Catedrales, voy por las calles y siempre miro hacia arriba, me casé y divorcié de un arquitecto y ya nunca he dejado de hacerlo.
    Cuánta vida en ti, cuántos sueños que se cumplen, no pares de disfrutar, tuyo es el mundo.

    Un beso... una canción.

    http://youtu.be/bKPsztkrIVQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la canción hermosa, como tus palabras

      Sigue viendo la arquitectura hasta que sea tuya

      Eliminar
  7. Yo no conseguí ver todas las ranas del pórtico, por más que apuntase, repitiese e insistiese, hasta que consiguió su tasa, el gitanillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... Luego entonces las vi, pues ya se concentró en la fachada y no en el bolsillo del profesor.
      (Ligo para que se entienda)

      Eliminar
    2. meritorias tareas las de algunos trabajos

      la satisfacción del dinero bien empleado

      Eliminar
  8. ¡Salamanca! Mi ciudad. Me encanta esta entrada, por supuesto.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  9. *..en Salamanca tengo
    en salamanca tengo
    ten ten ten tengo sembrado
    azúcar y canela
    pi pi pi pimiento y clavo...*
    y sigue la candorosa cantilena hasta el 'cómo quieres que tenga la cara blanca...'
    De la ( no diría si Tuya, mía o de nadie de estos mundos) arquitec[?] salmantima, //*dejémosla en tal precio
    que no la colmen nombres
    ni vivos y aun ni muertos*
    y volver a ella a fundirse en arte puro, Noel
    Plebeyo...
    abrazo
    ni tesoros.

    ResponderEliminar
  10. Mi Plebeyo, siempre paseándose por el mundo. jejejeej Mola!

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado tu entrada, y la suya en la que te reflejas muy bien :)

    No conozco Salamanca, y al leerte me has dado mucha envidia, tiene que ser una maravilla...

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Como dices, es vida, y cuántos recuerdos me trajiste de golpe...

    Besos, Noelito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De esa y ésta y de aquella Salamanca,
      lo son en cada recuerdo...
      ya que Quod natura non dat, Salmantica non præstat...
      ;)

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Excelente rima, buena sombra le cobija

      Mal chiste, lo sé

      Eliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...