26 de marzo de 2014

Oscuro XLV: Burbujas Mentales


Burbujas mentales:

Alguna de ira, malherida
Por truhanes y tópicos de la
Condición de cabrón desquiciado.

Pocas de ternura, ahogadas
En la solitaria satisfacción de
Repartir caricias con tacto de lija,
Y miradas  cortantes con todo el sabor
A incomprensión. 

Ciertas místicas,  solubles en alcohol,
Y algunas desbordantes en melancolía, 
Cuatro o cinco, olvidadizas 
Y otras tantas, desnudas o vestidas,
Sexuales o sensuales. Fornidas.

Y ajenas de las burbujas,
Por los vacíos neuronales
De lo que una vez quise creer
Pensar, y al pensar, ser,
Encuentras aquellos
 Besos prometidos jamás
Otorgados y/o aquellos
Pendientes que se quedaron
En el pensamiento más absurdo
Y que el marasmo mental ahogó. 


31 comentarios:

  1. Un ejercito aniquilador de burbujas irreverentes.

    ResponderEliminar
  2. A veces se escapa una idea y ahora que te leo, tal vez sea por el estallido ante una amalgama de ellas que como burbujas pululan en la mente.
    :)

    ResponderEliminar
  3. Mejor ni lo pensamos, ¿vale?
    Un beso, éste si que espero que lo sientas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se pasarán de largo y más con la llegada de tus besos

      Eliminar
  4. Y al final todas se convierten en pajas mentales.

    ResponderEliminar
  5. Así es la poesía que leía de los de antes. Habla de lo bonito de la vida, las oportunidades perdidas y la melancolía. Me gusta.

    ResponderEliminar
  6. No permitas que la tristeza te ahogue Noel, yo te dejo una tierna caricia... ¡ala! .
    Y un beso.

    ResponderEliminar
  7. Es preciosa, pero triste, algo arcana...

    Tus caricias no pueden ser de lija, eres un ser con mucha sensibilidad.

    Un beso enorme, enorme.

    ResponderEliminar
  8. lo de arcana, me ha encantado....lo de lija a mí me extraña, con la piel tan suave que tengo

    ResponderEliminar
  9. Todos llevamos dentro algo de cabrón desquiciado. Como siempre un placer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Y es que el caos de cada día hace que nos olvidemos de lo realmente importante: los besos.

    Unos cuantos van para allá!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. apuntaré los que te debo, para dártelos en un momento, de un zarpazo

      Eliminar
  11. ¿Caricias con tacto de lija? No, profe, que sean de seda...
    Beso, sin tanta burbuja.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...