16 de marzo de 2014

Oscuro XLIV. Vértigo


Vértigo,

Y al colmar

Se desploma justo al lado.

Lo malo es correrse sonriente
Sin ser aún consciente de que
Únicamente se ha librado el primer asalto
De una tórrida y lujuriosa batalla,
Dónde porta iniesta el inconsciente
La arriada bandera blanca.

30 comentarios:

  1. Poseer vértigo es lo que tiene, que no puedes ser tú al 100% y es muy probable que llegues antes de lo previsto ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que sensación tan desagradable es el vértigo.

    ResponderEliminar
  3. Si....................de una tórrida y lujuriosa batalla...¡Toma ya!!!

    Beso.

    ResponderEliminar
  4. También me gustó lo de la lujuriosa batalla... eso produce vértigo.
    Besos, profe.

    ResponderEliminar
  5. En la "guerra lujuriosa", el orgasmo no es más que una batalla.Quedan otras muchas por ganar.

    Salud, vértigo y poesía, Noel.

    ResponderEliminar
  6. Me gustan esas batallas donde se que aunque soy contrincante estoy perdida...

    Dos besos

    ResponderEliminar
  7. Eso es bueno, que solo sea el principio de una batalla sin fin :)

    En batallas así... te deseo que te abrases

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Precipicios de gloria, batallas de espuma y el grito.

    Se siente...

    ResponderEliminar
  9. El primer asalto de la primera batalla de la guerra, no?
    :)

    ResponderEliminar
  10. Es un arrebato, disfrazado de precipitación que produce un aturdimiento provocador y muy vitalista :))

    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Siempre al límite...
    sin barreras...
    y con las alas al viento,
    Vértigo!

    Besos, Noelito.

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...