13 de diciembre de 2013

The Same As That Table

Interior de la cafetería Camelot, Cracovia

Observando junto a las esculturas del fondo, la escena


Apenas se notaba nada. Las manos se quedaron inertes bajo los guantes de Tinsulate, y apenas podían sujetar ni el plano, ni mucho menos la guía. Además no podías pasar las páginas por mucho empeño que pusieras. El tamaño del dedo bajo el guante es enorme y por si fuera poco, daba igual el tocar el filo de una hoja de papel que el de un cuchillo. No sentirías ningún corte ni el calor de la sangre, caso de que brotara.

Peor eran los pies. Sí, mucho calcetín térmico y botas goretex, mas no era necesario superficie helada para asemejar cada paso a una pista de hielo ni la sensación real de carecer de pies, sino muñones recién cortados, congelados Pescanova al menos.

Al entrar en Camelot, parecía trasladarnos a otra época , otro tiempo. Una planta baja, de espacios amplios y presididos por una caldera de hierro fundido que devoraba ávida los leños de madera maciza, seca, que proporcionaba un calor placentero, de aquellos adormideros, tan sólo desvelados por la simpática y amable camarera polaca, rubia, guapa por fuera y por dentro, y que te espabilaba con una simple sonrisa, y unas frases incomprensibles pero de acento familiar, certero.

Y al sentir a tanta escultura de madera policromada  atentamente  lo que mi boca espetaba, aquellos ángelitos con y sin alas, vírgenes medievales, y últimas cenas con más de doce invitados, gatos verdes bajo lámparas de cristal y pájaros gigantescos que miraban indiferentes a través de la ventana, el infierno helado de afuera, - al aparecer mi dubitativo inglés - tuvieron que dibujar una sonrisa enigmática cuando tan sólo pude decir: The Same as that table *.



* Ensalada con tomates, frutos secos y trozos de fruta y vino caliente con rajita de naranja; bueno y después un café con una tarta  de queso con mermelada de frutas del bosque. La vela venía de serie en cada mesa.

Dos horas después, daba gusto andar por Cracovia, con pies y manos totalmente recuperados.



38 comentarios:

  1. Existen personas mucho más peligrosas que los perros

    ResponderEliminar
  2. El peligro existe porque existe la seguridad. Ya he regresado de mi viaje por los desiertos.
    Un placer regresar a tu sitio.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  3. Estoy tiritando después de leer este relato.Agradecí llegar a los postres y, sobre todo al vino caliente. ¡Eso ya es otra cosa!.
    Sensaciones ajenas que parecen propias cuando se cuentan bien.
    Un abrazo con bufanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no bebas demasiado que después se te olvida la bufanda

      Eliminar
  4. Yo hubiera muerto... Soy muy friolera; pero que lugar tan acogedor el de las imágenes... me encanta! Y como lo cuentas se ve que era igual que me parece.

    Jo, se me apeteció la tarta... Eso no se cuenta... que yo no tengo en casa :)

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siempre descubrir nuevos sitios es atractivo

      Lo de la tarta...se puede solucionar. No crees?

      Eliminar
  5. Cuando afuera el frío te congela, la mejor solución es calentarte por dentro, eso lo aprendí cuando estuve en un lugar que hacía 20º bajo cero.
    Muy bien contado, profe, me encantan esos sitios diferentes y acogedores.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  6. pues cuéntamelo desde la distancia que yo con el frío me llevo muy mal... me quedo mejor con el menú!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta viajar, pero de esos lugares tan heladores prefiero leer este tu hermoso relato.
    Oye... ¿sabes que lo del vino caliente me ha dado una idea, jajaja, pues por aquí a veces..los bajo cero me hielan hasta las ideas.
    Un beso Noel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. los de allí son vinos....sabrosos...haz el favor de tomarlos en buena compañía

      Eliminar
  8. me encanta recorrer sitios frios, calor.. me da igual siempre que la compañia
    sea grata, desde aqui se siente ese calor del ambiente
    tan cotidiano

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sin duda...descubrir lugares con alguien es una satisfacción doble

      Eliminar
  9. Lo cuentas para que lo soñemos... y lo consigues.

    Hasta el olor a cera, me llegó. El sabor a vino caliente, también...



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a este paso, pongo una cafetería. Felices sueños

      Eliminar
    2. Felices horas y días... por la mañana, un beso.

      Eliminar
    3. Me pilla ese beso de camino al Instituto en bici...ya me pareció sentir algo cálido de camino

      Eliminar
  10. Pues lo del frio no me agradó… porque casi me congelo solo con leerlo, pero la cena me encantó, me encantan los sitios donde hay velas y calorcito de leña, yo me quedaría a vivir allí (en la cafetería, fuera no).

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. en ese caso, deberás consultar el horario y/o buscar una casita cerca de aquel lugar tan mágico

    ResponderEliminar
  12. Mágico, como todos los lugares que visitas. La experiencia hace que uno tenga ya un sexto sentido desarrollado para ir a parar a sitios como Camelot.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. El poder reconstituyente de una buena cena regada con buen vino al la vera de un buen fuego no se me ocurre nada mejor...

    Un placer con un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ciertamente hay pocas cosas que recuperen de manera tan placentera y felizmente

      Eliminar
  14. Acogedor lugar donde recuperar un poco de calor.

    Apenas nos quedan noches que desnuden la fragancia del deseo, noches donde recrear la complicidad que arde entre tú y yo.
    Te aguardo para ser la copa de cristal donde brinden tus labios, donde la tibieza de tu tacto se recree, invitada e intrusa, en la noche de mi piel.
    Te aguardo para brindar contigo….2014.

    Os deseo desde mi cariño, que también vosotros brindéis con él y que vuestros sueños más íntimos nazcan al abrigo de las doradas burbujas de la esperanza.

    Felices Fiestas.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. dicho así....qué ganas de que llegue 2014

      Eliminar
    2. La soledad és muy tyriste,por eso muchas vaces nos gusta disfrutar,y visitar lugares

      Eliminar
    3. las ganas de conocer y ver lo grande que es el mundo es otra causa

      Eliminar
    4. A veces el fotógrafo tiene la suerte de hacer la fotografia del perro.

      Eliminar
    5. Te deseo felices fiestas
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  15. Esta cafetería tiene tanto encanto como será conocer Cracovia y en general, toda Polonia, un verdadero lujo. Gracias por estos post tan detallistas e interesantes.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Varsovia me fascinó y no me lo esperaba...
    Ahora a Cracovia.
    Y tal y como la pintas, no hay que perdérsela.
    Besos, Noelito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo Varsovia no lo conozco. Cracovia para una escapada

      Eliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...