10 de noviembre de 2013

Purgatorio


Me temo que El Purgatorio - si existe - se encuentra día tras día en este, nuestro hogar, nuestro planeta. Lo reconozco, ando con altos decibelios de cabreo últimamente, y sin querer que paguen Justos por Pecadores, voy a incluir a la Humanidad, de manera genérica, o sea, que te incluyo y me incluyo, así, de manera grosera.

La Soberbia es una pesada losa que cae sobre las espaldas más gruesas, y a pesar de nuestra resistencia nos aplasta hasta acabar hundiendo por debajo del suelo la cabeza.

La Envidia corroe por dentro hasta debilitar las piernas. Nubla la vista y el juicio sano. Termina por convertir en Gollum sin la necesidad del Anillo entre los dedos hasta transformarse en Saurum.

La Ira descontrola. Nubla la razón y destina todos sus actos para dar rienda suelta al Odio. Al poco tiempo hasta lo más abominable se cree necesario.

La Codicia y la Avaricia nos empecina en acumular destellos, amuletos y baratijas , que , cuanto más tenemos, más queremos, incluso hasta cuando nos damos cuenta que es sólo por relumbrar al albur del sol.

La Pereza consigue dejar a la mitad

La Gula nos atiborra y nos embota. Devoramos los principios básicos de la solidaridad e igualdad de género y también de número.

La Lujuria descansa a los pies del Paraíso, fornicar hasta con las cuerdas de la vecina del quinto, o las zapatillas del marido ... del mismo, mismo quinto, al unísono, mientras la televisión propone otro programa igual, distinto.

Y por si fuera poco, desequilibrio perdido, nos dicen que el Paraíso Terrestre sólo se alcanza
 si te llamas Dante, y Beatrice...

Ay que joderse, muchos son los llamados, pocos los escogidos



40 comentarios:

  1. Creo que no podría estar más de acuerdo contigo.
    Mi cabreo generalizado lleva aquí ya un tiempo y empiezo a verle hasta "ojitos".
    No obstante, que a gusto se queda uno, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Pues sí. Sobre todo si pienso que mañana es lunes otra vez...

    ResponderEliminar
  3. Punto por punto de acuerdo Noel, pero...¿el purgatorio dices? Más bien nos van llevando al infierno.

    Beso.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, esto es un purgatorio...

    Muy simpático ese final.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Caro Dante, hai tutta la ragione.
    Eccellente...
    ... la tua amica Beatrice

    ResponderEliminar
  6. echemos las culpas a la Pereza... que ni siquiera nos deja llegar al paraíso Terrestre...!!!

    ResponderEliminar
  7. Ajo y agua se suele decir,¿no?
    Pues eso...
    :(

    ResponderEliminar
  8. Sí, una buena purga necesita todo esto.
    Bss, Noelito.

    ResponderEliminar
  9. Un buen reseteo es lo que hace falta... O quizás un formateo, ya del tó.
    :)

    ResponderEliminar
  10. Uy!... Pues sí estás cabreado, sí.
    ¿Y si te doy un beso te tranquilizas un pelín?

    ResponderEliminar
  11. Desde los albores de la humanidad,las creencias en un más hallá,nos hace soñar en cosas no verdaderas.





    Agradecido por tu entrada a mi blog de fantasias

    ResponderEliminar
  12. xdios con los pecados..

    esto es el purgatorio... besitos

    ResponderEliminar
  13. LLevas a mucha razón,nuesrtro cuerpo está formado por minerales y mucha agua

    ResponderEliminar
  14. Yo no me preocupo, el paraíso no me llama la atención, está muy alto y me podrían salir agujetas, ya me acostumbre al calorcillo del infierno.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. la ira desde luego. La pereza, en algunas ocasiones...

    ResponderEliminar
  16. Y lo peor es que las almas que vivimos y permanecemos en el purgatorio, ¿nunca tendremos posibilidad de salir de esta fase para subir al cielo o descender al infierno? madre mía!! no había pensado en esta premisa uff... jaja

    un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Quizas la imaginación del viejo fotógrafo no alcance más que para hacer chorradas
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...