20 de mayo de 2013

Isla Mauricio

Isla Mauricio - Según Google


Algunas veces somos islas, espero que tan bellas como Mauricio. Algunas como yo, de origen volcánico, solemos presentar una solidez en los cimientos, de esa geología que se encuentran en el interior de la Tierra y que luce entre el mar que a todos nos rodea. La mayoría de las veces ese oleaje que acompaña a las islas es como una caricia continua, que inunda de calidez y transparencia, que no hace nada más que ensalzar la belleza de lo que uno conforma. No es menos cierto que el contraste de lo frondoso de la vegetación no hace sino que ocultar la dureza de la roca que uno es. Es en ese contraste, con la azul marítimo y el blancor del fondo coralino, cuando la isla alcanza su verdadera envergadura. En esa interacción con esos millones de litros que rozan con la isla donde su pulen los perfiles. Bahías acogedoras, acantilados escarpados...cada uno de los extremos de la isla, y también su corazón. Todo lo conforma, todo le da sentido.

Y como islas - insólitos islotes cada uno de ellos único - afrontamos las inclemencias que el medio ambiente nos obsequia. Pueden ser tormentas, huracanes o temibles tsunamis los que asolen y dejar maltrecha la isla. Pero que nadie se equivoque. La isla se recupera, sale adelante y pronto las cicatrices se vuelven a cubrir de la vegetación que a todos nos protege , que a todos nos adorna.

Lo único que no podemos presagiar es cuando la isla se vea amenazada y tenga que afrontar mutilaciones propiciadas por injusticias, abusos derivados de la soberbia con la que los seres humanos , en ocasiones, actuamos. En ese caso, que nadie olvide que la naturaleza es sabia, y pone a todas las especies - y especímenes - en su sitio. Sin ir más lejos, Mauricio es un volcán que puede ponerse en erupción. Y ahí, no escapa nada ni nadie. Y después, la belleza vuelve a su sitio.

36 comentarios:

  1. Bello Mauricio.
    Y una linda reflexión para tener presente.
    Cuidarse, cuidar, cuidarnos.

    :)

    ResponderEliminar
  2. Creo que todos somos piedras a merced de los vientos, Noel.
    Pero mejor ser piedra que cardo del camino.

    ResponderEliminar
  3. Tarde o temprano, sí. Tarde o temprano, todo vuelve a su lugar.
    :)

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado-de isla a isla-esta entrada.
    Yo siempre digo que somos un océano infinito de archipiélagos lleno.
    Y leyéndote,me ha venido a la mente, Rapa Nui, de Neruda.
    Te dejo un trocito:

    "TEPITO-TE-HENÚA, ombligo del mar grande,
    taller del mar, extinguida diadema.
    De tu lava escorial subió la frente
    del hombre más arriba del Océano,
    los ojos agrietados de la piedra
    midieron el ciclónico universo,
    y fue central la mano que elevaba
    la pura magnitud de tus estatuas."

    ResponderEliminar
  5. Una buena comparación que no se me habá ocurrido y pensando en ella abundan las semejanzas.

    ResponderEliminar
  6. Bella isla, bella reflexión final... todos somos un poco islas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. pues yo entonces soy un volcán en erupción continua!!

    ResponderEliminar
  8. La isla Mauricio entrará en erupción (no puede aguantar mas)... ahora que lo dices pues si, nos parecemos mucho a esa bella isla. Mmmm...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Que no abusen de la paciencia de isla Mauricio que se puede tomar cumplida revancha de todos nosotros.

    Saludos Noel

    ResponderEliminar
  10. Bella comparación, me pediría ser una isla donde el humano nunca hubiera llegado, albergando sólo vegetación y fauna autóctona, creciendo cada día un milímetro y conseguir ganarle al mar un poquito de su espacio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de milímetro a milímetro al final alcanzarías al continente

      Eliminar
  11. Todo es belleza, Noé, belleza de tu texto, la isla, y las fotos. Abrazo.

    Da igual en erupción o no seguirá siendo bella.

    Muy buena entrada, felicidades¡¡

    ResponderEliminar
  12. Hoy me identifico mucho con tu entrada pque has descrito mi entorno. Tengo un volcán debajo de mi almohada!
    Figuradamente a veces también jjajjajj
    Besitos Noel

    ResponderEliminar
  13. Qué belleza! Interesante metáfora.

    un abraxo!

    ResponderEliminar
  14. Por fortuna algunas bellezas se recuperan, algunas otras quedan inhabitables al menos por un tiempo.

    Yo tengo pavor a las islas o suelos rodeados de agua, pero no por la isla en sí, es el agua!

    feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. Nos perdemos sin pensarlo prontito ahí???
    Îles Maurice...

    Sueño!!!

    Besos, Noelito.

    ResponderEliminar
  16. pues vimos un viaje a Bali...que vamos...un año de estos cae

    ResponderEliminar
  17. Tu metáfora es perfecta. Islas rodeadas de arrecifes y rocas, a las cuales nuestra naturaleza nos ha enseñado a seguir la corriente del agua, siendo predecible la mayoría de nuestros actos aunque los más profundos y abisales no se pueden vaticinar. Tampoco se me habría ocurrido...

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  18. en las profundidades, se encuentran las dudas

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...