6 de abril de 2013

Oscuro: XXXVIII. Cristina de Bribón


A principios del siglo XXI la Tyrell Corporation desarrolló un nuevo tipo de robot llamado Nexus -un ser virtualmente idéntico al hombre- y conocido como Replicante.

Los replicantes Nexus 6 eran superiores en fuerza y agilidad, y al menos iguales en inteligencia, a los ingenieros de genética que los crearon.
En el espacio exterior, los replicantes fueron usados como trabajadores esclavos, en la arriesgada exploración y colonización de otros planetas.
Después de la sangrienta rebelión de un equipo de combate de Nexus 6 en una colonia sideral, los replicantes fueron declarados proscritos en la tierra bajo pena de muerte.
Brigadas de policía especiales con el nombre de unidades de Blade Runners tenían ordenes de tirar a matar al ver a cualquier replicante invasor.


A esto no se le llamó ejecución, se le llamo retiro.

Los Ángeles, Noviembre 2019


Probablemente necesitábamos Replicantes en nuestra carcomida sociedad . Su misión, lejos de realizar trabajos forzados o enfrentarse con las fuerzas del mal situadas desde Corea del Norte a Irán, sería la de aprovechar su inteligencia - inmaculada de años de perversión, corrupción y malicia - para recuperar el equilibrio y armonía de nuestro mundo. A su cargo, lo primero, fue establecer a los Blade Runners con la misión de proteger a los 12 Replicantes distribuidos en macro unidades políticas, y que se reunían en el  Gobierno Mundial, rotativo en diversas ciudades del mundo, y donde recogían las sugerencias de los nuevos Ciudadanos.

Los Blade Runners tuvieron que hacer frente a múltiples resistencias. La desaparición de la economía de mercado, de las monedas, las acciones bursátiles y los lobbies de inversión, se tradujeron en durísimos enfrentamientos, que significaron la pérdida de un tercio de la población mundial. Las Guerras Económicas enfrentaron a los Blade Runners contra los múltiples ejércitos mercenarios y  de algunas naciones rebeldes, seducidas por las promesas de preferentes con altísimos intereses. Aquellas promesas cayeron en vano. Desaparecieron todos los banqueros y especuladores del mundo, prohibiéndose los estudios económicos y empresariales, escuelas de negocios y amplías secciones del Derecho - laboral, mercantil - así como avezados empresarios que sólo verbalizaban a través del lucro. Israel desapareció bajo el fuego nuclear masivo e inmediato que Los Replicantes ordenaron. Se inició así la Segunda Guerra Nuclear, perdiéndose otra tercera parte de la población mundial. Las mafias rusas se declararon dispuestas a defender la causa del comercio sionista, y tuvo que ser igualmente sacrificado. Los Replicantes anularon los anticuados códigos nucleares soviéticos, haciendo inútil cualquier reacción de la mafia. Tuvieron que pasar 10 largos años para la definitiva rendición de las potencias secesionistas, y gran parte de los Blade Runners fueron sacrificados por la causa.

Finalmente, sólo quedaba solucionar un último problema. El Gobierno Mundial de los 12 Replicantes se reunieron durante 12 meses a fin de abordarlo. En previsión, la última generación de Blade Runners alcanzaron el nivel Fantastic: Seres humanos transgénicos con una fuerza sobrenatural. Sin embargo, los Replicantes no encontraron una mejor solución que aislar el último problema. Se dinamitaron los Pirineos, separaron Portugal de la Península Ibérica, transformándola en una Isla Permanente de Vigilancia donde los Blade Runners Fantastic situaron su base de vigilancia y operaciones, y el resto de la Península - España - tras unos movimientos inducidos de la nueva placa Hispana - se trasladó a latitudes antárticas, asegurándose que la desaparecida capa de ozono no pudiera regenerarse más allá del Cabo de Hornos. 

Al año siguiente, y con el sensación de la misión cumplida, Los Replicantes abandonaron el Gobierno Mundial, dejándolo en mano de la depurada especie humana, transmitieron a los Blade Runners su lealtad absoluta , apostados en torno a España , con la única misión de salvaguardar a la nueva humanidad de cualquier contacto con los proscritos españoles. 

El mundo podía finalmente respirar aliviado. Sin embargo, y no me pregunten porqué el planeta vivía sus últimos días.  

Esa misma tarde en Amsterdam arribaba el Hespérides con una bandera roja y amarilla. 

En su inscripción ponía Cristina de Bribón.


40 comentarios:

  1. A punto de eso estamos, Noel. De quedarnos en una pestosa isla lejos de todos para no contagiarlos de tanta podredumbre y tanto asco.

    A este país le falta el aire puro y no sé de dónde lo vamos a sacar. La mierda nos devora por todas partes.
    H de L G P

    ResponderEliminar
  2. Un tema picante, tratado con maestría.
    Abrazos, buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  3. Qué repelús,ché...
    El final no me gusta ni un pelo...Esa de Bribón debiera estar con los proscritos o haber sido aniquilada.
    Punto :(

    ResponderEliminar
  4. Genial, genialidad. Buenísima historia te has sacado de la manga, muy original tu adaptación. La verdad es que Cristina de Bribón me da miedo, porque "Doña Cristina nos quiere gobernar, y otros le siguen la corriente...". Una vergüenza como está el mundo. Con o sin Replicantes al mando, creo que las cosas están a punto de explotar a lo grande, lo cual da más miedo que Cristina de Bribón y todos ellos juntos. ¿Será posible que no podamos alcanzar un mundo de paz y justicia?

    ResponderEliminar
  5. Fantástica historia la que has montado, pero el futuro que nos está llegando no lo arreglan ni todas las galaxias juntas en amor y compañía.
    Lo de la cristina es mu fuerte ¿Dónde estamos que nos nos sublevamos ya?

    ResponderEliminar
  6. Me encantan tus historias, como consigues hilvanar la ficcion y la realidad, que como se dice siempre supera la ficcion.

    Besos.

    Lunna.
    P.D. Me parece mentira que lleve cuatro años compartiendo tus letras y tu amistad. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  7. será porque el tema me toca muy de cerca pero... por qué se necesita arreglarlo todo con robots y vigilantes de robots?

    patina el sistema binario, ni caso!

    ResponderEliminar
  8. Me place volver a tus letras que saboreo hondamente...
    Fue duro salir del túnel...

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Habría que eliminar la raza humana para que algo cambie, si el gene de la maldad esta en nosotros.

    ResponderEliminar
  10. Hicieron una prueba a escala mas pequeña para evaluar resultados, de cara a lo que finalmente sucedió, y que tan bien han narrado.
    Lo ocultaron bajo el nombre de incidente de El Perejil, pero en realidad lo que hicieron fue separar con éxito unos cms la isla del continente.
    Por suerte no contaron con que un profe iba a desbaratar todos sus planes.
    Bravo Noel! la resistencia está en marcha!
    Devolverémos la vida a este país!

    Un abrazo crack

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en el perejil no caben tantos sivergüenzas

      Eliminar
    2. Quise decir Has narrado y no han :)

      Eso sí, espero que lo que están construyendo allá en el espacio no sea sino una cárcel para todos ellos y...con lo que han robado no hay dinero para equipos de aire así sufrirán los recortes que han provocado!

      Eliminar
  11. ¿Sabes Noel?Llevo días sin poder entrar en tu blog, desde el mío, y desde el de un amigo que acabo de verte comentar...he clikao en tu enlace y al fín me ha traído hasta aquí.
    Es un relato el tuyo fantástico, maestro... pero dime, ¿crees que esta cueva de Alí Baba, tiene alguna solución? ¿estará viviendo sus últimos días?.

    Besos Noel.

    ResponderEliminar
  12. Todo tiene solución...por lo pronto mantén tu sonrisa

    Lo del blog, no sé lo que ocurre...supongo que me están intentando reducir jejeje

    ResponderEliminar
  13. Yo me voy con El Principito, en algún planeta que visitó habrá hueco!

    ;)

    ResponderEliminar
  14. ...Pues la banderita me dejo tocada de muerte.
    Eres genial profesor por mi parte tienes un diez.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo del profe, me ha gustado, generosa en tu puntuación, claro

      Eliminar
  15. Casi me han dado ganas de ver esa peli, yo que no he tenido nunca ningún interés en verla...
    Pero vamos, que la peli que vivimos aquí en el día a día supera a la ficción, vaya.

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. ya tenemos el guión..
    para cuando la película??

    ResponderEliminar
  17. no te enfades mucho conmigo, pero aún no he visto Blade Runners. Conozco la banda sonora, he leído mucho acerca de esta película, su perspectiva visionaria, la originalidad y lo más triste es que siempre está de actualidad.
    Realmente necesitamos alguna rebelión entre las filas principales para que esta situación en la que vivimos llegue a cambiar en algún momento.

    un abrazo

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...