26 de febrero de 2013

Oscuro XXXVII: Islas



Una vez estuve en una isla similar
Y pude experimentar:
El sabor a salitre del
Agua a lo largo de la tormenta;
El sentir la caricia de su remanso
al romper las olas en la playa;
El corretear tras los cangrejos
Y verlos desaparecer bajo la arena;
Los ruidos de la selva por la noche,
El olor del pescado recién asado,
Los Geckos más gigantes e imaginados
En la oscuridad más tenebrosa,
Además de saberse completamente aislado.

Fue allí, en esa isla similar a la que muestro,
Donde empecé a comprender
Que todo el agua salada que nos rodea
No es - ni mucho menos gratuita -
Sino que asegura de por vida
 Nuestra distancia.

Un Gecko

Una visión diferente, complementaria de Ko Rom Saloem ( Camboya )

33 comentarios:

  1. Te voy a hacer una jugarreta...

    "No he leido nada,estará bien, seguro."
    Es tu comentario en mi lunes azul,ja,ja,ja

    Pero yo sí que leo y te digo que es una visión majestuosa y comprensiva de lo finitos que somos, de la distancia insalvable entre hombre y naturaleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el comentario destilaba ironía después de leer...y la distancia es entre los hombres...la naturaleza de por sí, y si pudiera, se alejaría

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Sentirte aislado, único, pequeñito. La magia del mundo, con sus fronteras saladas, para que si osas cruzarlas puedas aderezar los pescados al punto.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Pues por como lo describes de inicio, apetece aislarse en ese lugar lejano.

    ResponderEliminar
  5. Esa misma sensación es la que tengo yo al ver el asfalto de mi barrio, en versión urbana claro.

    Saludos Noel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si...es reproducible en prácticamente cualquier lugar

      Eliminar
  6. La naturaleza... las sensaciones que nos transmite... y la poesía que las decribe...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. donde está esa maravilla!!!??? me voy ahora mismo a comprar un billete sólo de ida....

    ResponderEliminar
  8. Este fue el origen de venir a tu casa: leer tus experiencias de los viajes que has realizado y continúas haciendo. No he ido a Camboya pero la imagen que transmites de este país es un verdadero paraíso.

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  9. Asegura de por vida nuestra distancia y nuestra existencia... que lugar mágico!
    Un placer pasar por tu sitio, te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Precioso el animal de la foto , me encantó, y bueno la isla esa debe ser paradisiaca , seguro.

    Me gustó tu post, muy simpático. Besos.

    ResponderEliminar
  11. bueno, si te despiertas con él a dos centímetros...como que puedes pegar un brinco, como poco

    ResponderEliminar
  12. Espléndidos lugares a los que accederé a través de fotos, de poemas ajenos, pero tengo una capacidad rara de vivir aun lo que no he vivido. Y lo disfruto.
    Gracias Sr. Gato por darme la oportunidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa cualidad te honra y te da mucha dicha. Me alegro por ello

      Eliminar
  13. El agua salada nos separa de experiencias y aventuras tan lindas como la que nos cuentas, Noel, Pero me has hecho viajar en tus palabras. Y hasta el aroma del pescado asado pude disfrutar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Agua salada, Mar u Océano,... Mar de Thailandia, Mediterráneo,... ¿qué más da?.

    Lo importante es que es... MAR. ¿No? ;)

    Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. 3/4 partes del planeta, no era así? Ciertamente lo importante es la existencia del mar, puente siempre que tiende a unir, y también nuestra capacidad de sorpresa. Hace unos días se habló de Mauritia, un continente prehistórico que se haya sumergido en el Índico, fíjate si esta isla son los pies que asoman para nosotros.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  16. preciosa isla, telúricas sensaciones, evocadora distancia

    ResponderEliminar
  17. Estoy convencida que más de uno no le importaría coger lo básico, y por básico entiendo algo de ropa y poco más y perderse en una isla como esa.
    Sin teléfonos, ni hipotecas,sin presión, sin angustias, sin crisis...
    Total, no creo que se esté peor que aquí y ahora.
    A mi desde luego no me importaría.
    Vivir sin nada más que lo que te ofrezca la naturaleza. Aquí hay demasiadas distancias ya entre unos y otros.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  18. Muy acertada la reflexión, pero la siguiente es....por qué no lo hacemos? Complejo el ser humano

    ResponderEliminar
  19. Las distancias unas son insalvables y otras estan para salvarlas, aunque a veces no sepamos lo que nos espera a ese otro lado.

    Preciosa foto del mar.


    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...