10 de mayo de 2012

Oscuro XXXV :Hielo


Era una carretera vulgar, de apenas tráfico, sobre todo cuando los últimos pueblos de montaña fueron abandonados, y la cercana carretera nacional presentaba un firme nuevo, de arcén generoso y con un reducido número de curvas, sinuosas, pero suaves, y lo suficientemente abiertas como para dejar entrever la posible llegada de un automóvil por el carril contrario.

La carretera vulgar fue entrando en declive, los parches fueron cediendo el espacio a los baches, las raíces ondulaban el firme formando verdaderas olas de brea, y la curva, aquella dichosa curva donde cruzarse con otro coche era garantía de tener que arrojar dos ruedas a la tierra del arcén, quedó disimulada por la cobertera forestal que como un Hulk se arrojó encima para dejarla como una cueva verde rebosante de maleza.

Solo la señal de peligro, solidificada, permanecía inalterable, 50 metros antes de la curva, y pensaba desde su metal: la que avisa, no es traidora. Y se mantuvo helada , impertérrita,ante el paso del tiempo. A lo sumo algún despistado automóvil le hacía guiños con sus luces cortas y largas antes de volverse a oscurecer.

24 comentarios:

  1. Aquí esas señales no existen, no cae nieve...espectacular!
    Te dejo un fuerte abrazo, bonito miércoles.

    ResponderEliminar
  2. aquí nevó hace 2 años y fué todo un acontecimiento!! pero vamos que yo ni me molesté en salir al patio... prefiero el veranito, la nieve para verla en tv!

    ResponderEliminar
  3. Vaya, al contrario de “Juana la loca”

    Espero poder ver algún día una señal como esa.

    Nunca he visto la nieve tan de cerca.

    ResponderEliminar
  4. Señales insólitas. No sé qué haría si las viera así, tan cerca, tan impactantes.
    Nieve por aquí, ¡ni en año de bienes!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Esa carretera además de vulgar es traicionera.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Vaya usted a saber dónde está el hielo...

    Besicos

    ResponderEliminar
  7. Me perdí en la curva, sera que no estoy acostumbrada a la nieve.

    ResponderEliminar
  8. Y yo que para ver esas señales tengo que desplazarme para ir a buscar la nieve, ainsss.
    Besos y susurros muy cálidos

    ResponderEliminar
  9. Hay carreteras que corroboran el dinero perdido en los bolsillos de algunos que impertérritos,ven como se salvajiza y se queda con algunos transeúntes forzosos para hacerles compañía en su helada soledad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Ahora mismo cancelo el viaje, llamaré al aeropuerto!!
    ringggg.
    Besos Noel.
    (Modera velocidad)

    ResponderEliminar
  11. Lo malo de esas señales es que cuando se puede ver ya estamos metidos en la nieve, de modo que casi están de más. Supongo.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. La carretera vieja irá desapareciendo, y la señal resistirá en su trinchera con balas heladas hasta que se oxide y la modernidad avanzará hasta quedar anticuada, pero tus Oscuros permanecen inalterables de buenos! :)

    ResponderEliminar
  13. Cristina; habrá curvas peligrosas...

    Juana la L; es pureza..verano de 40 º pufff

    I Remember; con el cambio climático, nunca se sabe. Bienvenida

    PiliMªPilar;pero avisan peligro...te interesan ???

    La Malquerida; por eso hay q ir con cautela. bienvenida

    Belén; en cualquier curva o sinuosa

    Yemaya; yo creo que tú eres una señal...

    Marinel; la soledad de la carretera secundaria

    VivianS; no te bajes del avión...te recojo

    Campoazul; te anuncian lo inevitable...

    carlos; los oscuros también serán cubiertos por la nieve, muy pronto

    Un abrazo a todos y todas

    ResponderEliminar
  14. Pena de estas carreteras y de lo solitarios que están los sitios a los que llevaban.
    Señales asi a porrillo por aqui, es más detrás de una de ellas está la chica de la curva.
    Bicos y buen finde

    ResponderEliminar
  15. Que falta está empezando a hacernos el hielo por aquí abajo... jajaja que calor!

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Poco a poco la ruta que establece el camino ha empeorado sustancialmente, donde solo se mantiene uno de los primeros mensajes que recibimos: todo va a agravarse y recrudecerse, helándose todos los ministerios, como consecuencia de los recortes, con el paso de los años...

    una metáfora perfecta.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Los peligros de la carretera.
    Claro que quien avisa, no traiciona.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Leyéndote recordé pasajes de la Lluvia amarilla de Llamazares.

    Lo de Hulk me arrancó la sonrisa... una comparación como me gustan, en completo desfase.

    Besos, Noelito.

    ResponderEliminar
  19. Menos mal que hay quien todavia se toma su trabajo en serio y no abandona por nada, aunque haga frio, aunque la ignoren. Una señal digna de admirar.
    Un bessito

    ResponderEliminar
  20. La nieve es preciosa, aunque últimamente parece que le gusta hacerse de rogar...

    ResponderEliminar
  21. Sidrina; eso sí que asusta...

    La sonrisa de H; demasiado calor...

    Esilleviana; allá donde lees....y yo ni llego

    eMILIA; no es traición...verdad

    La Zarzamora; menudas comparaciones más preciosas q me haces

    Men; ni el oxido la derriba

    Mi casa de j; has hecho el ruego correspondiente??

    Toro S; insistente....

    un abrazo a todos y todas

    ResponderEliminar
  22. No voy a ser capaz de aguantar este horrible verano, Noe.

    Voy a emigrar a un sitio que este lleno de señales como esas de la foto!

    ResponderEliminar
  23. Merce; no es para tanto...quitate el edredon de una vez

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...