13 de abril de 2012

Almuerzo En Amsterdam

Almuerzo en Amsterdam
Caminar por la ciudad con la cámara colgada al cuello es un arma de captación instantánea. Tiempo hay que emplear para realizar una fotografía, sobre todo si es un monumento, por aquello del encuadre, la luz, bueno , toda esa teoría que debería saber uno para captar el instante, con todos sus detalles, y robarlo para perpetuarlo eternamente... pero también es la cámara para capturar lo fugaz, aquello que de repente se cruza, lo anecdótico.

Esta fotografía se ha convertido en mi favorita de Amsterdam. Era ya hora del almuerzo. Cansado de unas cuantas horas de caminar, disfrutando de los pocos rayos de sol que aparecieron en el intermedio del día, en una calle anodina, sin historia ni monumentos, sin canales, e incluso con más coches de los deseables para esta ciudad, en esos momentos, liberé la tapa del objetivo y retraté lo que estaba buscando: un frugal almuerzo, de una persona que, haciendo alto en su día a día, parapetada en una cómoda barandilla, bajo la protección de su abrigo y boina, se entregaba a un sandwich, supongo que sabrosísimo, con tan sólo dos testigos: el símbolo de la ciudad, por antonomasia, esa bicicleta, de las pocas que se mantenían de pie sobre una acera, y que muy bien pudiera ser la compañera de la ensemismada joven; y yo, que después de apretar el botón de la cámara, me detuve y contemplé el instante retratado en la pantalla y al bajar la cámara, como se perpetuaba fugazmente en el tiempo, con mi captura centrada en lo que era mi objetivo: un delicioso almuerzo. - Las interpretaciones aquí pueden ser tan variadas como el tipo de cervezas que se ofertan en los bares de Amsterdam -

Lo cierto es, que al pasar a su altura, y observar de cerca su rostro, la delicada pulsera de perlas que adornaba sus manos, aquellas que habían dado ya cuenta del sandwich anteriormente retratado, tuve la irrefrenable necesidad de acabar con tanta hambre.

29 comentarios:

  1. Sin duda probaste el sandwich. Espero ese que me prometiste traerme.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y no te fuiste derecho a comerte un sabroso sandwich?
    O tal vez con la visión de la joven tuviste bastante?
    Ja,ja,ja
    Me encantan las fotos precisamente por ese detener el tiempo para el recuerdo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Capturaste entonces un gran momento, aunque puede que lo recuerdes durante un tiempo sin necesidad de mirar este retrato, cada pequeño detalle, que es lo que lo hace tan grande.

    ResponderEliminar
  4. es lo que tiene Amsterdam, que a la larga da hambre

    ResponderEliminar
  5. Es genial lo que se puede guardar en la cámara y lo grande que tenemos el pensamiento para recogerlo todo, hasta lo más pequeñito.

    ResponderEliminar
  6. Sugerente fotografía y sugerente crónica... ¿Quién sería esa chica, cómo sería su vida, su día, su historia? ¿Cuál sería la historia de ese sandwich?

    Por otro lado... totalmente de acuerdo con arena, jajaja.

    Saludos, y encantada.

    ResponderEliminar
  7. En Amsterdam todo es posible, la genialidad de esta ciudad anda por todos sus rincones.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  8. Siempre un placer volver por tu casa amigo.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hablan bien del queso holandés.

    ¿Recomendaciones antes de Amsterdam?

    ResponderEliminar
  10. Oye, es que comer siempre es un placer, aunque sólo sea un sandwich...
    :))

    ResponderEliminar
  11. Que hermosa historia de una fotografía de alguien tan interesante como para captar tu interés, sin duda la hora del almuerzo en Amsterdam queda inmortalizado.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. A mi simplemente me gustaría ser cámara fotográfica para poder pasear por el mundo! Un placer leerte, abrazos millones y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. Es una foto muy chula. ¿Has probado a bajarle el color y dejarla en escala de grises? Creo que te quedaría muchísimo más estupenda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Duna; de que lo quieres ?

    Marinel; comí, comí...no pude evitarlo

    Deva;sí, pasa que hay momentos que no olvidas

    Arena; sobre todo a determinadas horas

    Sidrina;el poder de la anécdota

    Esa nina q vive dentro de mí; pues no tuve tiempo para enterarme de tantas cosas

    Fus; pues aqui fue en un rincón anodino

    La sonrisa de H; un abrazo, antonio

    Cecy; ¿ serán los ingredientes ?

    Toro S; jajaja...me pillaste

    Javi; las que quieras. En Edam estuve y compre queso..Muy rico

    Lourdes; siempre es un placer, si además es con buena compañía

    Campoazul; al menos hasta que se borre la memoria virtual que lo sostiene

    Cristina; si quieres se cámara...deberás cuidar tus ojos..

    Towanda; haré pruebas aunque foto que retoco, foto que destrozo

    Un abrazo a todos y todas

    ResponderEliminar
  15. Y supo ella que se convirtió en tu musa instantánea e inspiración por ese momento ??


    Besos artista.

    ResponderEliminar
  16. Hay tantos tipos de hambre, Noelito... :-)

    ResponderEliminar
  17. Uf!... No puedo verbalizar lo que leo entre líneas... Al menos públicamente... ;)

    ¡Qué suerte que tuvieras a mano la cámara fotográfica para captar ese instante!.

    Magnífica fotografía... y magnífica descripción del momento.

    Besos. Miles.

    ResponderEliminar
  18. Pintoresca foto! Captaste con tu lente un momento de hambruna!! jiji

    ResponderEliminar
  19. Muy bonita la fotografía y lo que nos narras sobre el almuerzo... mmm qué envidia me dás que no conozco Amsterdam aunque sí los sandws.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Solo un romántico como tú podría penetrar y saciar el apetito que todos llevamos dentro: la necesidad de observaar a los demás, aprender de ellos, descubrir qué sienten y percibir la conexión que nos une con los otros...
    eres una persona muy sensible.

    Bonitas palabras y la fotografía es muy tierna.

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  21. joooooooooooooooooo Amsterdam!!
    son esos detalles que se viven intensamente los que quedan en la foto y en la retina
    Besitos Noel. Me encantan estas tourentradas

    ResponderEliminar
  22. Me gusta tu foto y me gusta tu historia.
    Es como un misterioso cofre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Verbo; lo mejor de una musa es que no sea consciente

    Merce; el del mediodía?? único

    Mar; pues verbaliza, o sustantiviza o adjetiviza...virgen que lío de palabras !!!

    Marilyn R; jajajaja la mía o la suya?

    María; bueno, ya conoces el 50% de lo presentado aquí

    Esilleviana; lo de sensible me llegó...aunque con hambre la sensibilidad se va al estómago

    Lopillas;lo de tourentradas...lo voy a registrar

    Ojosn; y dentro lo más preciado: un sandwich

    Un beso a todos y todas

    ResponderEliminar
  24. Esas instantáneas son las que por sus pequeños detalles, dejan una huella de recuerdos cada vez que la miramos....

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  25. A ti lo que te gustó fue la chica...
    anda, anda, anda.
    Que a mí no me la pegas con la metáfora.

    Besos, Noelito.

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...