16 de agosto de 2011

Luang Prabang

Puerta de pagoda en Luang Prabang - Laos -
La ciudad de Luang Prabang, situada al norte de Laos es una ciudad situada en un enclave privilegiado, rodeada de una tupida selva y una serie de montañas infinitas, donde la antigua capital de Laos, formando parte del Imperio Kemer, vivió tiempos de esplendor. Sin embargo, el abandono de dicha ciudad, y del traslado a la nueva capital, Vientane, significó su consolidación como uno de los centros más importantes del budismo en el sureste asiático. Imponente, en una colina rodeada por dos ríos, uno de ellos el mágico Mekong, esta ciudad aparece plagada de templos donde el tiempo, sin duda se ha detenido. Es verdad que destila un aroma francés en alguno de sus edificios, o en sus exquisitos croissant que jalonaban las cafeterías del lugar, pero la ciudad rezuma espiritualidad desde las 5 de la mañana, cuando con sus primeras luces, ofrece una gigantesca ola naranja , donde los monjes, forman una rectilínea procesión que recorre todos los rincones de la ciudad para recoger , de la comunidad, la comida del día. Después volver al templo y empezar el día no interrumpe ese grado de silencio y recogimiento que hace que Luang Prabang sea algo especial, único.

Monjes recibiendo la comida del día

Al hablar con ellos, pronto te das cuenta que la mayoría de ellos proceden de zonas rurales y de las zonas más empobrecidas, cuyas familias envían a sus hijos a los templos con el fin de que reciban una formación que pueda permitirles salvarles de la penuria que los rodea. Y el monje, a cambio, transmite unos valores, una paz a una comunidad que es muy consciente de ello. Arroz, ofrendas, consejos que fortalecen su mundo y a los demás, turistas, cuando menos nos dejan mudos.



28 comentarios:

  1. Debe ser todo un descubrimiento estar presente con ellos.
    Y muy distinto a lo que uno se imagina, digo por lo que expresas.
    Ahora esa paz, debe ser envidiable.

    Un abrazo Noe y bienvenido.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra saber de tus viajes, me preguntaba si tardarías mucho en enseñarnos alguna cosa.

    PD: Que bien que pudieras publicar!

    ResponderEliminar
  3. Imagino esos aromas y esa quietud espiritual, esa inmensidad que debe poblar cada rincón de Luang Prabang.

    Qué bien lo cuentas!!

    Besos, Noel.

    ResponderEliminar
  4. Qué viaje tan maravilloso. Como lo describes se siente mucha paz.

    Felicitaciones.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. wuauuu!! gracias por compartirlo!!
    me llega ese silencio y la ola naranja reflejando la armonia y la paz...

    Un beso, vecino!!

    ResponderEliminar
  6. sin duda es un privilegio haber estado allí

    saludos

    ResponderEliminar
  7. Menudo viaje bonito, no me estraña que te dejen mudo. Y yo aquí en Madrid, con la ciudad abarrotada por la llegada del Papa...;(

    Un besazo, a disfrutar

    ResponderEliminar
  8. Me alegra tu vuelta, solo que acabas de llegar y ya me estas dando envidia tu en Luang Prabang y yo trabajando. Aqui falla algo.....

    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Nos transmites en tus crónicas el embrujo de oriente, dicen que de donde vienen los magos, y puede que exista un nexo de unión entre todas las religiones allá por algun templo perdido. Pero en jornadas como las que estan sucediendo en Madrid si antes lo estaba, ahora estoy mas lejos del Vaticano que de Oriente.

    Un abrazo crack!

    ResponderEliminar
  10. Tiene que ser todo un cambio comparado con nuestro mundo materialista y descreido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Por que la paz siempre esta tan lejos? Sera que nuestro espiritu encuentra recepcion adecuada estando en lugares como estos.

    ResponderEliminar
  12. Bonita y buena información. Tu si que sabes viajar.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  13. Que bien poder alejarse... Y conseguir paz....cosa que me falta

    ResponderEliminar
  14. ... es posible sentir, en ocasiones lo he dudado. Trasladarte a ciertos rincones del mundo hace que tomes conciencia de todo lo que nos falta por descubrir.
    Disfrútalo, es tuyo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Tiempo sin leerte. Qué bueno que volviste al blog.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  16. me alegro porque hayas vivido esta experiencia, el mundo nos ofrece la diversidad espiritual y cultural y no todos tenemos esa suerte de experimentarlo. Siempre pienso que si la humanidad entera aprendiese de lo diferente, otro gallo cantaría.


    besos Noel.

    ResponderEliminar
  17. Cecy; una paz que se difumina poco a poco cuando vuelves a occidente

    Javi; me alegro que te sea de interés lo que aquí se muestra

    La Zarzamora; es un sitio especial...hay muchos pero hay que estar en ellos para sentilo

    Pluma Roja; me alegro que te guste

    Sensaciones; como el color de tu pelo ? jjejee

    Arena; cierto...un enorme privilegio

    Avillarin7; siempre te quedará--- bueno que el papa abandone Madrid

    Campoazul;uhmmm pues yo no soy el que falla jajaja

    Carlos; la espiritualidad de oriente está presente en cada segundo; aquí el cotolicismo necesita exhibirse para no desaparecer

    Daalla; es un contraste total...de ahí su embrujo

    Belén; no peques mujer...

    V de Tierra; bueno...en algunos rincones cercanos también se encuentra

    Sidrina; bueno..es querer y poder

    El historiador; pues en tus manos puede estar

    María; sí, se siente...sin ir más lejos seiento la alegría de ver tus palabras...

    eMILIA; fue un descanso....bien hallada

    Veronika; sería una maravillosa experiencia ponerse en el lugar de otros...

    Un abrazo a todos y todas

    ResponderEliminar
  18. al no saber nada de ti todos estos días pensé que, quizá, tu espíritu se había extraviado...

    creo que no me equivoco de mucho!!!

    (la puerta de la pagoda es fantástica: de marfil, piedra o...?)

    ResponderEliminar
  19. Me has recordado los antiguos seminarios, aquí en nuestra España. Muchas personas que estudiaron fue gracias a estos sitios. Las familias empobrecidas, en la postguerra, no podían permitirse pagar su educación. En este sitio, el tiempo parece detenido.

    Cuando faltes en mi blog, vendré a buscarte, porque ya es indispensable tu comentario ¡el primero!. :)

    ResponderEliminar
  20. Sipongo que vendrás con miles de fotones... A la espera quedo.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Shang Yue; anduve perdido entre tus informes...la puerta era de madera y el relieve igual...lógicamente policromado

    Duna; el tiempo corre diferente en aquellas latitudes...y mis comentarios si no son los primeros, están

    La sonrisa de H; 1654 fotos...pero serán muy pocas las elegidas

    Un abrazo a todo y todas

    ResponderEliminar
  22. Qué viaje al pasado!, me encantaría estar en un lugar así, tan espiritual y a la vez tan humano.

    Gracias por compartirlo con nosotros.

    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Mi querido Noel: Me he quedado con las ganas de leer mucho más pero lo importante ya lo has transmitido y es que es un país mágico y lleno de espiritualidad.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...