10 de septiembre de 2009

Esquizofrenia


" Yo no tengo una personalidad; yo soy un cóctel, un conglomerado, una manifestación de personalidades ".

Las más brillantes aparecen en las recepciones oficiales, aquellas necesarias para disertar con los Altos Mandatarios de los múltiples países que tienen representación oficial en nuestra patria.

Nos encontramos con la personalidad del ser extrovertido, aunque prudente, diplomático capaz de evitar cualquier tipo de imprudencia, de comentario indecoroso que pueda evidenciar partido o posición concreta sobre un particular. Personalidad capaz de jactarse, como algo natural y lejano siempre a la petulancia, de manejar las más importantes lenguas del planeta, de acuerdo a las circunstancias, a los invitados y por supuesto al tema de conversación: " Magnífico bouquet el de este Cabernet Sauvignon, querido Embajador, digno de esa cosecha particular que tan famosas han hecho sus recepciones", o " el Plumcake que prepara su Señora es el más apropiado postre a tan suculenta cena, mi buen amigo George" ... En definitiva es una personalidad tan perfectamente acabada, que hasta los más correctos diplomáticos del Norte de Europa, los más exóticos procedentes de las tribus africanas, y hasta los más extremistas de las repúblicas islámicas, caen rendidos a sus encantos, a su don de gentes.

Nos encontramos también con la personalidad afectiva y tierna de mi persona, Miguel Rodrigo de Alarcón. Padre y esposo que dedica sus escasas horas de ocio por entero a su familia. Primero a mi mujer Cándida, con la que comparte varias horas de la mañana en la cocina, cuando el servicio doméstico libra, preparando en esos escasos fines de semana que no me veo obligado a viajar por motivos laborales, la famosa lubina al horno, receta heredada generación tras generación y orgullo de la familia Alarcón; o, a esas mañanas de domingo, donde se entrelazan sucintos comentarios sobre las noticias más relevantes de los diarios dominicales, con poéticos susurros que recorren desde el oído todo el cuerpo semidesnudo de mi mujer, recostada en la cama, y que interrumpe gozosa la lectura para atender la nueva disertación de su amante esposo.
Después dedica primorosamente el tiempo de las tardes a sus dos hijos, en edad escolar, y con quienes repasa la evolución de sus estudios obligatorios, y aquellos ociosos de piano y danza, que les sirve para enriquecer su alma y relacionarse con otros jóvenes de similares costumbres.

Y finalmente parece ser que tengo una tercera personalidad, si bien para mí es, por ahora, desconocida. De ella sólo tengo noticias a través de algunas notas que anónimamente recibo en mi oficina del Ministerio de Asuntos Exteriores, y ya últimamente llegan en sobres oficiales a mi propio chalet. En ellas se describe a un ser soberbio, que maltrata a sus subordinados y que se aprovecha de sus tareas para proporcionarse un prestigio que no se corresponde con sus logros. Hace bien poco pensaba que esas calumnias venían de algún compañero del cuerpo, envidioso por mi cercana relación con el Ministro, o de alguna secretaria, desplazada de su despacho a mi llegada a la planta octava del edificio; en cualquier caso, nunca había hecho caso de las mismas, hasta que de repente empecé a observar el comportamiento de los más cercanos a mí en la oficina, de alguno de sus comentarios y de sus miradas cómplices, cuando evidenciaban su complot contra mi persona...

Puede que haya sido en la recepción que su Majestad hace todos los años por el día de la Hispanidad, la que ha propiciado que el sueño se haga más ligero por las noches, que las ojeras se marquen de manera acentuada y que incluso me sienta observado por el espejo retrovisor de mi coche oficial...

¡¡¡¡ Doctor Marañón , ¿ Por qué me mira así ?

39 comentarios:

  1. Este minirelato fue publicado en una revista escolar, La Cucarela, en el 2003.

    Y me vino a la cabeza, cuando un alumno me comentó que había escuchado una noticia sobre esquizofrenia y pensó automáticamente en mí.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que este tipo de personajes nunca se sabe si son esquizofrénicos o, directamente, cínicos. Pero haberlos, haylos.

    ResponderEliminar
  3. Hay personas que son como las cebollas: detrás de cada capa llega otra nueva.
    La mayoría de ellas, te hacen llorar.
    De todas las formas posibles.

    Gracias por mostrarlo.

    Besitos nada esquizofrénicos!

    ResponderEliminar
  4. Conocía a lagunos de esos hace años, aunque no eran tan sofisticados. Auténticos encantadores de serpientes en su vida pública, pero unos verdaderos hijos de puta con sus subordinados y con sus familiares, a los que consideraban como a los segundos.
    Y no le des muchas vueltas a la cabeza. Los docentes, tras varios años de ejercicio, somos todos un poco (o un mucho, no sé) esquizofrénicos.

    ResponderEliminar
  5. ufff como he leido por ahi haberlos haylos jejejeje


    besitosssss

    ResponderEliminar
  6. no dejan de causar asombro ante todo , pero si los hay
    saludos óscar
    despe

    ResponderEliminar
  7. El relato es bueno.
    Bien estructurado y con final sorpresa.
    Me gusta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Qué monada de criatura!!! Otro día te cuento lo que me dicen a mí.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Si penso en ti no te preocupes que fue por el relato...digo yo...jajaja Estoy de coña...Un buen relato...Un abrazo...

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno, me gusta las historias de aquellos en los que nadie se fija, e incluso, dan miedo

    Y los esquizofrénicos dan mucho miedo...

    Besicos

    ResponderEliminar
  11. Pues sí, no me sorprende que pensara en tí... Por qué será?
    jejeje

    Besos, Noel!

    ResponderEliminar
  12. Creo que hay y ha habido muchos o demasiados esquizofrénicos gobernando. Por desgracia esta especie de ser es un depredador nato y triunfa en la sociedad.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Tantas personalidades en una, como un cóctel, creo que es un tremendo lío.

    Besos, y que yo no te imagino esquizofrénico sino muy cuerdo. ¿No?

    ResponderEliminar
  14. ¡Vaya!, pues que "honor" que cuando se oiga la palabra esquizofrenia se piense en ti. ;D

    El relato nos a gustado mucho a todas mis partes y a mi, aunque mi lado sanguinario opina que le falto un buen asesinato y mi niña interna manifiesta que si hubieran salido un par de conejitos seria mucho mejor. jajajajajaja

    ResponderEliminar
  15. Me ha gustado mucho tu relato, más si me lo permites... No me ha sorprendido al final, esperaba algo más raro, más impactante según has comenzado el relato, una especie de "in creccendo". El protagonista no me ha parecido Esquizofrénico hasta la frase final que es muy ilustrativa... Me ha parecido más un arribista, como tantos hay en el Mundo. Y es que en el fondo todos tenemos muchas personalidades según quien tengamos cerca ó donde nos encontremos, hay quien nunca llega a conocer nuestro lado "mala leche" y hay quien con el paso de los años se sorprende ante una actitud ó actitudes que nunca hubiera esperado de alguien a quien creía conocer bien... ¿POr ello se podría decir que todos tenemos un puntito de esquizofrenia ó tal vez que nunca terminamos de mostranos socialemnte? Sobre todo esa parte oscura que tenemos y sabemos inteligentemente que nos cerrará todas las puertas en vez de abrirlas... Porque en el fondo... ¿Quien no prefiere estar engañado en la lisonja antes que toparse con una cruel verdad de frente? ¿Quién no prefiere un trato agradable aunque ambiguo antes que una crítica soez y además cierta?
    Besos mil.

    ResponderEliminar
  16. Un paseante; de todo hay en el paisaje humano, ciertamente

    Seasirens; mejor llorar de risa siempre

    Carlota; pues no lo sé...pero que sepas que no tomé represalia ninguna. Ya suspendía solo jeje

    Daalla; Si sólo fueramos eso...además de valupeados continuamente por la sociedad...

    Elisabeth; de todos los tamaños y colores...

    Despe; algunos se les ve de lejos...

    Toro S; que apañaó eres.

    Laquesuscribe; estoy ávido por oírlo...

    Alijodos; mira que chaval más majo...pensó para provocar un relato jejej

    Ana; pues gracias...el tuyo largo largo...

    Belén; lo diferente da miedo...o ya es común ??

    Lourdes; snif...recuerda que te vigilo constantemente jejeje

    Moderato dos Josef; de ellos es el mundo...así va

    Yuria; cada uno tiene sus neuras, no ??

    Merce; gracias, señora...

    Gaby; lo del asesinato me parece muy fuerte y lo de los conejitos...si los saco en clase directamente me encierran

    Un abrazo mientras os observo


    Un abrazo y un beso observante

    ResponderEliminar
  17. Somos constante cambio, Me gusto.
    besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  18. Lo importante es saber tener una esquizofrenia organizada y prolija, yo intento no superponer a mis múltiples personalidades ya que algunas se aborrecen.

    Te mando un abrazo o mejor dicho, les mando un abrazo

    ResponderEliminar
  19. A mi el relato me gusto.

    Besos, salteadores.

    ResponderEliminar
  20. No se si esquizofrenia, pero seguro que detras de una mascara habita otra, y detras de esa otra una tercera.
    A veces o muchas el ser humano es asi.
    Tendra cura?
    Bss mi genial Noel.

    ResponderEliminar
  21. Ah y gracias por pasar por mi blog (el ultimo post super aburrido por cierto)
    Era lo que habia, de vez en cuando pasa, tendre esquizofrenia?

    ResponderEliminar
  22. Yo también estaba con la boca abierta, como el doctor. La historia es fascinante.

    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  23. JAJAJAJA
    Pues tu esquizofrenia tiene cosas muy buenas, a mi me gusta.
    Cuando hablas de Su Majestad...¿Te refieres a mi?

    ResponderEliminar
  24. Noel

    ¿cuantas personalidades podrá tener un esquizofrénico?

    :)

    ResponderEliminar
  25. Yo creo que nosotros mismos, y sin ser tomarlo como algo inusual, tenemos dentro de nosotros varios capas... como una cebolla y quizas solo se van abriendo de acuerdo a cada situación que vivamos, no lo veo como algo malo, ni como una falsedad de la personalidad... simplemente lo veo de una manera simple, de lo humano que somos y los cambiantes que podemos ser como algo totalmente natural.
    Besos Noel, que tengas un maravilloso fin de semana y gracias por estar siempre a pesar de mis tonterias!!!

    ResponderEliminar
  26. Ingrid Dietricht; Tengo que confesarlo. Yo soy Darth Vader, Luke, Han Solo y a veces la princesa Leia...Un besazo

    Sedemiuqse; evolución ??

    Lux Aeterna; jaja...sí, a mi me pasa lo mismo...el seductor y el aburrido se llevan bien...y no veas cuando se juntan

    Cecy; gracias, guapa

    Bajo mis pies; no creo que tengas esquizofrenia, y cura no creo que tenga

    Lys; pues cierrala no vayana entrar moscas...

    Maritoñi; siempre que hablo de la majestad, por supuesto es usted...o acaso no me recuerda en su recepción de Maritoñis ?

    Verbo; infinitas ??

    Os sigo vigilando....besos

    ResponderEliminar
  27. Abrazos compañero, todo bien, gracias...

    Por cierto, un esquizofrenico_paranoide me enseño a jugar al ajedrez, fué el mejor maestro que tuve, descanse en paz...
    Además me quitó algún que otro complejo....
    Ya dejé de etiquetar a las personas, que Marañón actúe.....

    ResponderEliminar
  28. Pues yo diría que todos tenemos varias personalidades entremezcladas. Pero este tipo tiene una manera de contarlo y una clasificación tan específica y fría de sus personalidades que da yuyu.

    ResponderEliminar
  29. Una de tus genialidades!
    muy bueno!

    besos!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  30. Erik; buena observación, sin duda

    Duschgel; no es para tanto, creo... curioso tu nombre, bienvenida a este baño tuyo

    Humo; no se que decirte, gracias

    Os vigilaré de día y de noche. Besos

    ResponderEliminar
  31. El chiquillo...te ha calado a la primera ;)

    ResponderEliminar
  32. Sí, mi nombre tiene su historia, que empezó en otro blog.

    Besos

    ResponderEliminar
  33. Mirá vos... yo, por el contrario, soy la misma desprolija de siempre... donde quiera que esté.

    Excelente relato. Coincido que más que esquizofrenia es pose. Muy buen remate.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. El tiempo no me dá para mucho de esto, pero realmente casualmente, baje un poquito y este relato es bien interesante.

    Bravo!!!

    Tengo que venir más a menudo.

    Un abrazo Noel

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...