7 de diciembre de 2008

La camisa sin planchar

Atrás dejaba la camisa sin planchar. Esa camisa blanca, su favorita, que usaba para los grandes momentos: la firma de la hipoteca y la compra del todo-terreno; los sábados de reunión para ver el partido de fútbol con los de siempre; y la que se ponía algún día que otro de diario, cada vez más a menudo, y que volvía envuelta en un aroma irreconocible , mal disimulado en el fondo del tambor de la lavadora.


Atrás dejaba la camisa sin planchar. Había creído ciegamente en sus palabras: no te preocupes por el futuro; sigue trabajando aunque ya no te haga falta; habla con alguna de esas amigas tuyas por teléfono; estás ahora más guapa que cuando andabas con ese otro…

Atrás dejaba la camisa sin planchar. Se había sentado en aquel banco para repetirse de nuevo: no te preocupes por el futuro; sigue trabajando; habla con alguna de esas amigas mías, y ahora estoy mucho más guapa que cuando andaba con ese otro. Su aroma rodeó el banco e hizo respirar de manera diferente su atmósfera.

Y dejó atrás la camisa sin planchar. La había hecho jirones.

31 comentarios:

  1. Si se pudiera,

    hoy te traería

    camisa nueva

    con pliegues de alegría!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  2. Me parece estupendo que por fin se deshaga de la dichosa camisa. Un cambio de aires no le viene mal a nadie.

    Por cierto, monísimo el gatito. Me recuerda a la mía.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Seguro que era una camisa del mercadillo
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. No se pero presiento que va a comenzar a usar una camisa de otro color pero una camisa al fin.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. lo mejor que podía hacer! las cosas que ya no aportan nada, mejor dejarlas a un lado...
    comprate una a rayas de colores!
    me gustó.
    Salu2

    ResponderEliminar
  6. Pero... ¿estás seguro de que no va a coger frio?
    Es que va tan liviana de ropa que lo mismo se coge un constipado de la leche....
    En fin, que yo mismo le compro una camisa si hace falta!
    Un abrazo,
    Esteban

    ResponderEliminar
  7. Me has emocionado mucho, me da tanto que pensar.

    Yo también tengo una camisa y un traje que saco en los momentos señalados. La tengo como olvidada pero siempre te saca de un apuro.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  8. La ropa preferida hay que mimarla, usarla, disfrutarla.Y, como le pasaba a la mujer de tu historia, cuando estamos felices estamos más guapos, como recién planchados *)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Andando hacia el futuro, sin mirar atras...
    Me encantó...un beso.

    ResponderEliminar
  10. Hola:

    Me ha gustado mucho este post, y es que, a veces, conviene deshacernos de lo que nos molesta o se ha quedado viejo, debemos, no sólo renovar vestuario, sino también de pensamientos internos que nos hacen daño y están arrugando nuestro interior.

    Te deseo un feliz domingo y te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  11. pues mira, así se ahorró plancharla jajaja

    bonito relato ;)

    ResponderEliminar
  12. Y lo bien que hizo. Pronto se verá con camisa nueva y vida nueva.

    Buen escrito, da mucho que pensar en su metáfora, y las imágenes acompañan de diez.

    Beso grande para vos.:-)

    ResponderEliminar
  13. Pues sí. Eso deberíamos hacer todos de vez en cuando: Quitarnos de encima lo que no nos deja seguir adelante.

    Besos, Noel.

    ResponderEliminar
  14. sentarnos un momento a reflexionar y hasta hacernos un recuento de un pasado recien nos hace tomar cabula y agallas para no dejarnos abatir , seguir hacia adelante y no volver a tropezar con la misma piedra linda y reflexiba composicion Noel buenas tardes un beso despe.

    ResponderEliminar
  15. Estoy espesa. Me desconcierta la historia, la historia tan breve,podría sacar varias conclusiones, pero, creo que esta noche no..ya he dicho que estoy espesa:)

    Saludos!.

    ResponderEliminar
  16. Curiosa historia, muy sugestiva... Le tenía mucho apego a la camisa, pero al final se deshizo de ella, no la aguantó más. ¿Quién se la regalaría? ¿Le pasaría lo mismo con esa persona que con la camisa?

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. pufff qué suerte!

    Ojalá todos la dejáramos porfin...

    ResponderEliminar
  18. pufff qué suerte!

    Ojalá todos la dejáramos porfin...

    ResponderEliminar
  19. Atrás había dejado también esas historias.

    José Roberto Coppola

    ResponderEliminar
  20. Es complicado dejar atrás todo lo que nos trae tantos recuerdos....

    ResponderEliminar
  21. Me desconcierta el hecho de no saber si es él o ella la primera persona... hay mucho cruce de pensamientos.

    Pero lo que realmente cuenta de esta historia/camisa es su trasfondo, y te puedo asegurar que me ha hecho reflexionar muchísimo. Habrá que ir dando cuenta de lo que una tiene en el armario...

    A mí me encanta planchar :P

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  22. Yo también dejé atrás una camisa
    a veces me llama
    para que la planche

    :/

    Besos ♥

    M.

    ResponderEliminar
  23. A veces hay tanta ropa sin planchar que forma una montaña...y no te deja ver al otro lado.

    ResponderEliminar
  24. Un relato excelente. Me gustan las historias que cuentan mucho más de lo que dicen, aunque reconozco que no todo el mundo es capaz de ver el transfondo que contienen. Quizás eso sea lo mejor, dejar libre la imaginación del lector para que hilvane él mismo lo que le haga sentir las palabras en ese momento.
    Tú lo haces muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Es tan dificil sacarse la camisa.
    Cuando uno busca pelea, suele sacarse la camisa y quedar desnudo.
    Será para que no se rompa. o se arrugue.
    Pero lo bueno es dejarse la camisa y seguir adelante!
    Un beso
    Roxana

    ResponderEliminar
  26. Son como los jirones de piel que vamos dejando en el camino. Abrazos.

    ResponderEliminar
  27. Mejor una camisa nueva para una vida nueva.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  28. Las cosas hay que disfrutarlas en su momento, como todo en la vida, sino se quedarán atrás sustituidas por otra u otro.
    ..y más si son importantes, y eso quién lo dicta? el corazón!

    hay veces que hace más daño disimular que afrontar la realidad y hacerla frente.

    un beso

    ResponderEliminar
  29. mire la foto de hace unos cuantos anos luces genial tiernito un beso y que pases buen dia despe.

    ResponderEliminar
  30. mejor, siempre es mejor romper las camisas viejas y dejar paso a las nuevas!

    besicos

    ResponderEliminar
  31. Mia;cada vez son más las que deciden renovar su vestuario.

    Loose; te gusta el gatito ???? así era yo de pequeñito.

    Bolibic; sin duda...supo tirarla a tiempo.

    Lux Aeterna;hasta ese mismo momento sólo tenía una percha.

    Anti -Yo; es verdad, lo que no gusta se debe apartar. Bienvenido/a a tu casa.

    Esteban;Mira a ver si aciertas con su talla.


    luz de Gas; Todos tenemos una prenda para momentos señalados...agradezco tu emoción

    Yuria;y es que la ropa te mejora el aspecto de manera proporcional a como te encuentras.

    Indra; y sin miedo. Firme y adelante, solo retrocediendo la vista para ver el camino recorrido. Besos

    María;a veces la plancha es necesaria en nuestros pensamientos.

    DAniBai;lo veas como lo veas, todo son ventajas...jaja

    Adrianina;me alegro que te haga reflexionar...y las imágenes me sugieren más historias.

    Lourdes;Dí que sí..parece que tú despertaste...

    Despe;pues sí...cuando se piensa se acierta...normalmente

    P.H.es cuestión de abrir el armario y guardar la camisa vieja

    Terapia de piso; efectivamente.

    Silicongirl; pero a veces necesario.

    Pati;Ahí está el juego...tú que piensas? A ver si me lo dices...por cierto acabo de hacer la colada...

    Verbo; Qué buen comentario!!! tú decides si quieres poner la tabla...

    Nela; jaja, tienes razón...por eso no dejes para mañana lo que puedas planchar hoy...

    Pedro;Me alegro que te gusten las historias que insinúan y lo mejor de escribir es cuando las historias las terminan muchos otros, no ?

    Roxana;a veces algunas camisas ya no te visten nada

    Fgucich; sin duda, pedacitos de uno mismo

    Torosalvaje; siempre. renovarse o morir

    Inés; si no te quitas la camisa, estarás disfrazado..pero no serás tú

    Belén; siempre pierden color y se te quedan pequeñas.


    Besos a todos y todas.

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...