18 de noviembre de 2008

El y Ella

El recordaba perfectamente el día de su cumpleaños: 21 de enero.

Ella, por su parte, a través de una regla nemotécnica, sustraía del subconsciente el número de teléfono de casa de sus padres: 40 -20 - 10 a pesar de tantos años pasados.

El había mantenido su pista hasta dos años después de finalizar el instituto, que coincidieron en una Nochevieja y acabaron tomando chocolate con churros en la Plaza de Mariana Pineda, abandonados por sus parejas de ocasión, que se pasaron la noche apoyando sus cabezas en la barra.

Ella, esporádicamente, recibía noticias de sus devaneos amorosos, curiosamente centrados entre su círculos de amigas de instituto.Todos vivían en el mismo barrio de la Chana.

El empezó a trabajar en la Administración de fincas del amigo de su padre. Pronto demostró sus habilidades y su don de gentes. La empresa notó su presencia, sobre todo la hija del jefe.

Ella dejó a medias la Carrera de Derecho e intentó sacar unas oposiciones a la Administración pública. Cansada de estudiar para nada y empujada por esa edad donde ya apetece tener casa propia, se puso a trabajar en una tienda de fotografías y los fines de semana de camarera en un bar de tapas. Siempre el mismo cliente miraba de manera diferente a los demás. La hacía sentir la más guapa.

El aceptó con entusiasmo ser el responsable de la nueva oficina de la Gran Vía de Colón. Su jefe le dio tanta confianza que se convirtió en su suegro.

Ella libraba los miércoles. En aquel café el cliente se llamaba Jaime pero la seguía mirando de la misma manera que los fines de semana.

El se encargó de buscar el fotógrafo de la boda. Se casarían en marzo.

Ella, al verle, sonrío de la misma manera que esa noche, cuando estuvo con Jaime en su casa.
El le dijo: Felicidades, hoy es tu cumpleaños, ¿verdad?

Y ella, bermellona, respondió: Sí... bueno ¿ Te llamo al 40 -20 -10 para cuando esté el presupuesto ?

Ella y él tuvieron tiempo para ponerse al día , y de vez en cuando, salían los cuatro juntos por las noches.

14 comentarios:

  1. muy pronto en vez de cuatro, por las noches y a escondidas solo saldrían dos

    besitos

    ResponderEliminar
  2. por lo que veo es una historia que continuará por la etiqueta asi que esperaré a seguir leyendola..me tiene intrigada esta relación entre todos los personajes.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  3. Si si por favor!! apoyo la idea de AriaDna, quiero un segundo capítulo de ellos dos saliendo a escondidas, que tiene un sabor inigualable.
    Muy lindo relato

    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me atrapa la historia, parece enredada pero te deja con ganas de saber mas.

    me gusto

    besos

    ResponderEliminar
  5. Me he quedado con ganas de saber más!!!!
    Una historia muy bonita pero me gustaría que continuase.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Es curioso como la vida se encarga de separar y unir a las personas. ¿El destino? Una vez me dijeron que no existían las casualidades, sino las causalidades. Todo sucede por algún motivo.

    Promete tu historia llena de causalidades.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  7. creo que la amistad de adeveras va mas alla y se puede apreciar en los momentos mas significativos de la vida buenas noches un beso despe

    ResponderEliminar
  8. Me encanta que me compliqueis la vida pidiendo una continuación...se intentará.

    El juego de las casualidades y las causalidades, Malena está en la raiz de esta historiada

    Gracias por vuestros comentarios

    ResponderEliminar
  9. Un chocolate con churros en el Fútbol... porque tenía que ser ahí no? ;) cuántos sitios conocidos...

    Bonita...pero continúa ó no?

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Acabo de llegar a tu rincón y me gusta como relatas las historias, espero seguir leyéndote para saber como continúa el relato..
    Besos muy cálidos

    ResponderEliminar
  11. Excelente tu narrativa, yo quedé enganchada y vendré por mas.
    Estaré pendiente de la actualización.


    Te dejo un beso, buen miércoles para vos...

    ResponderEliminar
  12. En esta historia dos mas dos pareciera que en vez de cuatro, siguen siendo dos.
    Besitos varios.

    ResponderEliminar
  13. Hola, gracias por pasarte por casa, me hizo ilusión de veras, llevo día siguiendo a todo el mundo en silencio..pero ya tengo las pilas bien cargadas, así que, si quieres, nos pondremos al día muy pronto, un blog genial, un beso sin prisas.

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...