29 de noviembre de 2008

Desde la ducha

Un día difícil.
Al levantarme, comprobé que ya era hora de cambiar las pilas del reloj. Se retrasó 15 minutos. Por tanto, café sin tostada y la misma camisa de ayer. La primera que pillo.
La oficina está lejana. Intento atajar y me encuentro con el camión de la basura. 5 minutos más. Al llegar aparco en esa fila linea, cercana a un paso de cebra. Me jugaré la multa.
El jefe no está para tonterías. Simplemente con su mirada me hace entender que recuperaré hasta el último segundo. Por si fuera poco, los envíos urgentes de la mañana llegarán, con suerte, por la tarde. Huelga de camioneros que nuestras furgonetas se solidarizan con sus ruedas, sospechosamente desinfladas.
Los 15 minutos del café. Imposible. Debo atender a los furiosos clientes que no han recibido sus pedidos aún. Les comento que llegarán por la tarde y que este envío será gratuito. Mi jefe entra en cólera. Lo pagarás tú, con el sudor de explicárselo a la sede central. En la hora que acepté ser el coordinador de envíos de la zona de la Costa del Sol.
A la hora de comer, me llama mi ex -mujer. Me recuerda que para ser ex-definitivo, debo ir esta misma tarde a firmar el finiquito de nuestro matrimonio. Qué fina ella. Prescindo del café y voy a cerrar la historia. Pretende quedarse ahora con el piso de Marbella en vez del de Málaga; dice que su nuevo maromo practica taichi en la playa y encuentra su equilibrio tántrico cerca del mar y lejos de grandes ciudades. Debemos redactar nuevamente los términos de la separación. Otra tarde perdida y lo peor, que es necesaria otra reunión.
Vuelvo al trabajo y el jefe simplemente comenta el lunes deberemos replantearnos la organización del equipo. Perdemos eficacia continuamente y temo que me llamen desde Madrid. A mí, después de 30 años de oficio... Me suena que ha estado toda la tarde redactando mentalmente mi carta de despido y desconecto de su conversación, al tiempo que busco entre los papeles mis llaves. Estoy exhausto. Voy al aparcamiento y sopla una brisa marina que parece calmar mi ánimo, al tiempo que revolotea, cuando acelero, un sospechoso papel rosa, que está sujeto firmemente por el limpiaparabrisas.
Abro la puerta de casa y me voy quitando la ropa mientras que me dirijo al baño. Parece que dejo una senda para volver a salir con mis zapatos, mis calcetines, mi pantalón, mi camisa y mi calzoncillo.Tengo hambre pero pienso que antes de cenar debo de pasar mi cuerpo bajo una ducha que me purifique, que me limpie de las miserias del día. Un día difícil - pienso -
Y aquí me veis, liberándome de todo: de mis pilas gastadas - total voy a ir al paro -, de la multa de color rosa - que me la quitará mi amigo policía del gimnasio-, de mi ex mujer - próximamente - y de este piso de Málaga, sí muy céntrico, muy soleado, pero tan antiguo que su calentador funciona con esa vieja bombona de butano, que, uhhhhhhhhhhhh, evidentemente, se me ha olvidado reemplazar este mes.
A Tere, que me ayudó a construir una historia bajo la ducha.

32 comentarios:

  1. reflexionas bien en la ducha
    desdeluego que si
    odio los lunes

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. que romantico y realista me gusto mucho lo del rastro de ropa y los 15 minutos tarde siempre me quitan el desayuno o me vuelcan a comerme un banano o una naranja el cafe ni sonarlo a menos que lleve un termo y ya lo haya dejado desde la noche anterior original un beso y que pases buenas noches despe.

    ResponderEliminar
  3. Un día malo de los de tantos... me ha gustado mucho este relato y la forma como lo cuentas.

    Buenas noches. Un besito y disfruta del fin de semana

    ResponderEliminar
  4. "Un día redondo", vaya que si.

    Le he visto muy desprendido dejando el piso de Málaga con lo caro que están por ahí, es que hay momentos es que nos da lo mismo uno que ochenta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Lo más horroroso de la historia es no haber podido tomar el café. Yo me moriría.
    La ducha es el mejor momento después de un duro día de trabajo, cierto
    Salu3

    ResponderEliminar
  6. Buen relato, me ha enganchado totalmente.

    Te felicito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Y luego me quejo yo de mi estress diario... Evidentemente, a todo hay quien gane, y tu me sacas varios cuerpos...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Buenos dias Noel, he editado la entrada de los sujetadores y he añadido un video demostrativo de cómo desabrocharlos jajaja.
    Espero que te guste.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Creo que para culminar la historia deberías tener la regla ese día... ;-)

    ResponderEliminar
  10. Si es que hay días en los que uno no abandonaría la cama. Que si supiese lo que me espera, me ataría a la pata de la cama y que me llamen...que no estoy. Que el mundo gire, que yo me subo en la próxima..cuando las nubes se levanten y los pajaritos canten.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. NOEL te acabas de convertir en mi heroe personal!!

    Cuanta templanza el I Ching diría que sos un "Hombre de Calidad", sos un digno hijo de Sun Tzu y su Arte de la Guerra.

    Por un momento creí que ibas a explotar como en la peli Día de Furia (no se si allá se vió con este nombre) era esa que Duglas se ponía loco una mañana de calor.

    Pero como te dije los héroes personales muestran su templanza en cada mínimo detalle, y vos no me podías fallar.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hay días que mejor quedarse en la cama verdad?

    Bs
    N.

    ResponderEliminar
  13. No hay nada como una ducha calentita y si es en buena compañía mejor que mejor

    besitos

    ResponderEliminar
  14. Esos días son fatales, yo lo único que anhelo es llegar a casa y darme un buen baño de inmersión...

    Linda la fotis.
    Un Beso para vos.

    ResponderEliminar
  15. He tenido dias de eso...en que todo te sale al revés...pero bueno...habrá un dia mejor...una ducha, llenar el estómago y cerrar los ojos...

    y esperar algo mejor para el día anterior...

    ResponderEliminar
  16. Relato muy enganchador...

    Precioso.

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado como está redactado y me quedo con que Tere estaba también dentro de la ducha que lo demás te deja frustado jejeje,
    Besitos varios.

    ResponderEliminar
  18. Un día completísimo sin duda......
    Ufff!! qué estréssssss.

    Menos mal que siempre nos queda un ratito para la reflexión. Hala! Ahora toca sacar conclusiones de todo esto. Dicen que no hay mal que por bien no venga.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  19. Qué bien nos resulta enumerar, de vez en cuando, nuestras pérdidas.

    José Roberto Coppola

    ResponderEliminar
  20. Creo que esta es una de las entradas que más me gustaron sin saber, si es verdad, o ficción.

    Pero me gustó mucho de verdad.

    Y es que hay días que una piensa, porque me he levantado hoy, pero otros, merece la pena hacerlo, bueno ya sabes lo que se suele decir, cuando una puerta se cierra, otra se abre.. tal vez sea cierto,..
    lo dicho, me gustó mucho esta entrada.

    Pd;lo de la multa, bueno.. solo te la puede quitar, quién te la puso.. que yo sepa.

    Besos, sin prisas.

    ResponderEliminar
  21. Reflexionar en la ducha..es otra opción..yo suelo berrear en la ducha por que no se le puede llamar cantar..jajajaja


    Eres tu el de la ducha???

    Morenazo!!!un café???

    ResponderEliminar
  22. Yo digo siempre que cada día al levantarnos nos encontramos en las manos unas cartas con un juego determinado. Puede que las cartas sean buenas o malas pero de nosotros depende con habilidad, conseguir un buen juego e incluso haciendo una trampilla. :)

    Si no lo conseguimos, siempre tenemos la esperanza de que al día siguiente, nos toquen mejores cartas.

    De todas formas, es verdad,una reflexión en la ducha viene bien.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Me encanto este post sin duda lo mejor para terminar el día es una buena ducha relajante, dejando caer el agua desde la cabeza a los pies es como si a su paso...resbalando por tu cuerpo se llevara los problemas y contratiempos de ese ajetreado día, ¡es que no paras! eh?...aunque esta ducha sin duda despertó otras emociones... lo digo por lo fría que estaba :)
    La próxima asegúrate que la bombona este llena, hombre
    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Un día duro pero tranquilo que no todos tienen por qué ser igual..Espero que mañana sea mejor día para ti y que no te despidan y que tu ex se conforme con lo que tiene..

    besitos

    ResponderEliminar
  25. ¿En la ducha? ¿en serio? pues qué nivel chiquillo! :)

    Besos

    ResponderEliminar
  26. joder que agobio!! ya tenía el pulso acelerao jajaja muy buen relato ;)

    ResponderEliminar
  27. Hay días que es mejor no levantarse de la cama. Pero lo bueno que tienen es que pasan y después te dejan cosillas que contar con esa genialidad tuya.
    Siento lo de la ducha, no veas como jode...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Raquel; gracias por pasarte por aquí...sí los lunes son terribles.

    Despe;pues sí..la vida ajetreada te hace perder placeres, como el desayuno.

    Silicongirl; es de esos días que nunca me gustaría vivir; por cierto, el video es bueno pero no le entiendo al tipo que habla en ingles; además, que frío, se queda mirando la cámara...

    Luz de gas; como dices, hay cosas de valor pero que lo pierden si pierdes de vista a la ex...

    Bolibic; ¿ que sería el ser humano sin sus vicios y drogas ? Uhhh un café recien hecho al levantarse

    Toro salvaje; gracias por leerme

    Novicia dalila; para eso debería saber qué es lo que te extresa...Por cierto, bienvenida.

    Pantera Rosa; lo siento pero en lo de la regla yo soy muy regular, ni una al mes...

    Nela; ya , pero y si a los diez minutos te duele la espalda de estar tumbada tantas horas?...

    Lux Aeterna; me sacas las colores aquí y cuando veo tu magnífico blog. La peli la vi y yo creo que el Douglas se puso así cuando vio a la Zeta Jones...

    Nuria...Si se está bien acompañado, seguro.

    AriaDna...sin duda fue una ducha muy pero que jugosa y divertida.

    Adrianina; un baño de inmersión...y sales...

    the strange;los hay días buenos y malos...todo tiene remedio menos la muerte.

    Mia; pues no lo sueltes. Es tuyo.

    Eria; Muy observadora... que lo mejor del día fue la compañía en la ducha.

    Loose;que razón tienes; nuevo trabajo...nueva casa...se puede hacer una segunda parte del relato

    terapia de piso; para valorar quiza lo que mantenemos. Gracias y bienvenido. Por tu nombre tienes experiencia en compartir espacios.espero volver a verte

    Tormenta; es una realidad que le puede pasar a cualquiera; las multas, a mí me las quitan ( gracias Fran por ser policia local enrollado). ( fran, nombre de ficción, por si las moscas )

    La Inkilina; Berreo en la ducha algunas canciones efectivamente... Por favor, tu crees que no mostraría mi cuerpo serrano para un relato...pues claro que soy yo...joer que el relato lo he escrito y puedo poner el cuerpo que quiera.

    Malena; algunas veces las cartas vienen mal dadas...pero siempre se puede esperar otra partida

    Indra; Me encanta que te encante, sino no me volvería a duchar. Fue una ducha tan reconfortante que a pesar del agua fría tuve una sensación muy gratificante y agradable. Un beso , T.
    El relato tuvo un susurro tan curioso que inspiró.

    ResponderEliminar
  29. Esther; Tranquila...acaso crees que ese hombre tan guapo de la foto soy yo... Besos

    Sureña; ahí me he perdido..pero por si las moscas sí...que nivel eh????

    DAnibai...anda anda..que tienes el pulso acelerado a 100 por hora de esas imágenes y videos que ponéis...gracias

    Pedro;si lo vemos en plan positivo...el final del agua helada puede ser lo más purificador del relato...


    Gracias a todos y todas.

    ResponderEliminar
  30. Me encantó lo de ex-definitivo...

    Las mejores historias son esas, las improvisadas. La tuya lo es ;)

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  31. Pati; muchas gracias...estoy contigo que lo mejor siempre sale cuando menos te lo esperas, sin planificación previa

    ResponderEliminar
  32. Noelplebeyo, me paso por primera vez por aquí. Me ha gustado este relato tan bien compuesto, cómo has reflejado la vida del personaje con frases certeras, y lo mejor, la ironía que lo envuelve. Hay mucho ingenio aquí: ex-definitivo, multas color de rosa, el rastro de ropa. Te visitaré de vez en cuando.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...