5 de noviembre de 2008

Bajo esa mata de pelo

Descubrí, bajo esa mata de pelo
un universo de pecas
y dos asteroides negros.
Miré detenidamente y encontré
una boca de fresa
y dos mejillas melocotón.
Hoy por ti ya no miro al cielo
ni saboreo la fruta...
salvo las mandarinas
que forman su cuerpo
y ese melón dulce,
maduro y coqueto
que descubrí...
bajo
esa
mata de pelo.




6 comentarios:

  1. Verás cuando se lo comience a depilar... tú descubrirás un mundo nuevo XD

    Besos,

    Enigmática

    ResponderEliminar
  2. que lindo ah que bueno el poema sencillo y explicito me gusto esta mas bueno que el google view jeje un beso despe

    ResponderEliminar
  3. Cielo, no se lleva ya el felpudo de la nada sutil fotografía... Qué incómodo!!! Qué poco higiénico!!! Qué antiguo!!!
    No te digo un estilo a lo Teniente Oneil, pero un arreglillo, un cortecillo... Aunque ciñéndonos al dicho "Donde hay pelo... Hay Alegría"... Para gustos colores.
    Aplaudo el tema de tu poema... Señal que te gusta...
    Jajajaja...
    Y eso siempre da muchos puntos al hombre...

    ResponderEliminar
  4. Hola, pasaba por acá ya que fuiste a mi blog, te estoy leyendo en estos momentos, ya de por si te digo que voy a incluirte como blog amigo, dado que una persona que se solidariza con la causa palestina, merece por lo menos todo mi reconocimiento.
    Es un gusto poder leerte.

    Abrazo desde Argentina

    PD: Perdón, muy bueno tu poema y también la foto, son de esas vistas que hacen que la mañana sea mas hermosa.

    ResponderEliminar
  5. Ahora mismo le digo a un amigo que te lea, le va a interesar.

    ResponderEliminar
  6. Esa estética me disgusta y me encanta el poema... perfecto, Hay que saber mirar.
    Besitos varios.

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...