25 de octubre de 2008

Ave Nocturna II


De Ave Nocturna el Amor

tiene además de dos alas blancas

su ceguera mental.

Siempre se ha dicho:

El Amor es ciego.

Cómo un pájaro bobo en busca de nido;

Cómo un castillo de naipes pasionales

barridos por el grisú de Minerva;

Cómo una marioneta de noble madera

y un corazón de serrín;

o cómo la lectura metapsíquica de unos labios

que susurran te quieros al silente viento del resignado

y lanzan besos invisibles sobre la nuca del soltero ejemplar.

Por todo ello, por ser el amor ciego,

por ser la piedra que tropieza y tropieza,

yo digo si quieres nos casamos hoy mismo

y tú como ayer repitiendo mañana

1 comentario:

  1. Me ha gustado tanto como la primera ave nocturna...Espero con impaciencia la tercera parte

    ResponderEliminar

Y esta historia la continuas de la siguiente manera...